Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
PRIVACIDAD

Cómo evitar que le localicen

"No rastreamos a nadie", dice Jobs sobre el control de todo movimiento en los iPhone - Existen trucos para impedirlo

Mi teléfono me espía. ¿O no? Con la polémica por el callejero Street View todavía coleando porque Google sustrajo datos privados -correos electrónicos y contraseñas de redes wifi abiertas-, Corea del Sur pidió ayer cuentas a Apple sobre la recogida de datos geográficos de los dueños de iPhone y la tableta iPad. Información que se almacena en un archivo oculto durante un año y se copia en el ordenador cada vez que se sincroniza, según desvelaron dos investigadores británicos la semana pasada. Este registro de los movimientos del dueño del móvil también ocurre en los teléfonos Android.

Google defendió la forma en que almacena y recibe los datos, asegurando que no se vincula a una persona en concreto y que el usuario siempre puede desactivar esta opción, aunque no sea la que viene por defecto. Apple, en cambio, había optado por el silencio. Hasta ayer, cuando su consejero delegado, Steve Jobs, negó cualquier seguimiento de sus clientes. "No rastreamos a nadie. La información que circula es falsa", respondió por correo electrónico a un lector del sitio MacRumors. Y añadió: "Android sí lo hace".

Corea del Sur pidió ayer cuentas a la empresa sobre los datos que guarda

La mayoría de aplicaciones para móviles inteligentes necesitan conocer la situación de su dueño para facilitar la información que este le reclama. Da igual que sean callejeros, para localizar una farmacia cercana, aplicaciones de redes sociales, para encontrar a los amigos, o la cámara, que automáticamente geoposiciona la imagen realizada. En cualquier caso, el propietario del terminal siempre puede decidir si quiere o no dejar saber dónde está y optar por activar esta opción solo cuando lo necesita.

Generalmente, los teléfonos inteligentes preguntan al propietario si desea ser localizado y recibir notificaciones. Lo preguntan al descargar la aplicación por primera vez o cuando se activa, en función de las preferencias seleccionadas en el aparato.

En los iPhone e iPad hay que ir al menú Configuración y desactivar Servicios de localización si no se quiere ser localizado nunca. Otra opción es dejar activada esta casilla, pero ir decidiendo si permite recopilar datos sobre su situación, según la aplicación que lo solicita.

En los móviles Android (tanto el HTC Desire como el Samsung Galaxy) hay que ir al menú Ajustes y, en la pestaña Ubicación, desactivar las opciones Utilizar redes inalámbricas y Utilizar GPS. Recuerde que cuando lo desactive, muchas de las funciones llamadas inteligentes quedarán inutilizadas. Pero siempre puede reactivarlas.

¿Dejar huella depende de usted? Según el diario The Wall Street Journal, los iPhone almacenan datos aunque se haya desactivado la localización aunque, dice el rotativo, "no parece que la información se transmita a Apple".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 26 de abril de 2011