Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Fondo pide a España más medidas de ajuste

El organismo ve necesario actuar para reducir el gasto de las comunidades

Alemania, el campeón exportador de Europa y el campeón mundial de la austeridad, será el único de los cuatro grandes países de la zona euro que cumpla el Pacto de Estabilidad en 2013: un déficit inferior al 3% del PIB (aunque no cumplirá con los umbrales de deuda pública, pero esa es otra historia). España suspenderá en esa fecha: España y la mayoría de la eurozona. El FMI confirmó ayer en su Monitor Fiscal las previsiones de déficit que había hecho públicas el lunes en su base de datos y que adelantó este diario. Esas previsiones suponen una mejora de casi medio punto para 2011 y 2012. El déficit cerrará este año en el 6,2% , muy cerca de las previsiones del Gobierno, lo que apuntala es narrativa que, de momento, ha permitido evitar el contagio de la crisis portuguesa. Pero ahí acaban las buenas noticias: las previsiones para 2012 dejan el déficit en el 5,6%, lejos del objetivo oficial del 4,4%. En 2013, año para el que el Gobierno debería cumplir el objetivo del 3% comprometido con la UE, la previsión del FMI es del 5%, y se mantiene por encima del 4,5% al menos hasta 2016.

En el último año España ha cumplido, una por una, con las recomendaciones del FMI: reforma laboral, reforma de las pensiones, reforma financiera, recortes sociales, subidas de impuestos y ajustes del gasto. Pero no es suficiente. Según ha explicado Paolo Mauro, jefe de división del Departamento de Asuntos Fiscales del FMI, el Gobierno necesita anunciar "medidas adicionales" si quiere reducir el déficit hasta la cifra mágica del 3% del PIB en 2013. Mauro explicó que eso exige actuar ahora en el ámbito de las comunidades para volver a tener unas cuentas públicas sostenibles. "Esa es ciertamente un área en la que debería haber mayores actuaciones en el futuro", afirmó Mauro, antes de mencionar que es "clave" tanto la reducción del gasto en las autonomías -convertidas en el muñeco de pimpampum al que todos disparan en la actual fase de la crisis, junto al sistema financiero- como en el cumplimiento del resto de ajustes previstos. Pese a que ha evitado el contagio, España no está fuera de peligro en los mercados de deuda. "El ajuste debe continuar", subrayó Mauro.

Al hilo de la revisión del FMI, el secretario de Estado de Economía, José Manuel Campa, aseguró en Madrid que España cumplirá con sus previsiones, al menos este año. "Lo haremos sin lugar a dudas", dijo antes de recordar que el 6% de déficit para 2011 es un objetivo "prioritario e incondicional". Carmen Reinhart, del Peterson Institute, explicó que el rescate de Portugal no ha hecho daño -"era una muerte anunciada"-, y que España va en el buen camino. Con un pero: "El banco central debe ser más rápido, más agresivo con la capitalización de la banca y con el reconocimiento de las pérdidas inmobiliarias, aunque eso sea difícil de digerir para el sistema financiero".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 13 de abril de 2011