Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Expertos advierten de que Valencia puede caer en un papel secundario

El Instituto de Desarrollo Local revela la falta de competitividad institucional

"El área metropolitana urbana de Valencia no está a salvo de caer en la marginalidad o en un papel secundario", advirtió ayer el experto en urbanismo Josep Sorribes durante la presentación de los primeros resultados del estudio ¿Compite Valencia? realizado por el propio investigador y su colega y economista Pau Rausell, del Instituto Interuniversitario de Desarrollo Local (IIDL) de la Universitat de València y la Jaume I de Castellón.

En la misma dirección que Sorribes, los "informantes cualificados" que participaron en la encuesta, distribuida por los colegios oficiales de Economistas y Geógrafos, ubican a Valencia en términos de competitividad "a bastante distancia de las grandes metrópolis españolas y por debajo de las ciudades medias europeas, solo por encima de Sevilla".

La "ineficacia" de las instituciones más próximas al ciudadano es palmaria en los resultados. La Consejería de Educación se sitúa en el puesto número uno de la clasificación, seguida de las consejerías de Territorio y Medio Ambiente; Industria y Comercio y la de Infraestructuras. El Instituto Valenciano de la Pequeña y Mediana Empresa (Impiva) se cuela también de rondón en la clasificación de organismos ineficaces, pero por debajo.

Daniel Moragues, director general del Impiva, neutralizó ayer estos resultados con su presencia, en representación del presidente de la Generalitat, Francisco Camps, y con una batería de datos sobre el "impulso" del instituto a la competitividad. Moragues defendió el papel de los 14 institutos tecnológicos (de cuyos servicios se benefician más de 10.000 pymes) y destacó el volumen de ayudas de 100 millones para las 4.600 empresas que se han ubicado en los últimos años en el área urbana de Valencia.

En el extremo contrario, la Universidad Politécnica de Valencia es considerada como la máxima en eficacia junto a su parque científico, seguida de Adif/Renfe la empresa de transportes públicos que gestiona el AVE. Aunque, el 37,69% de los encuestados creen que el AVE aportará mayor competitividad a Madrid que a Valencia. Solo el 23,85% opina que beneficiará por igual a las dos. La Universitat de València (UV), la Autoridad Portuaria, la red de institutos tecnológicos, el Parc Científic de la UV y AENA (gestora del aeropuerto de Manises) también salen bien puntuadas en eficacia.

El profesor Raussell se permitió, en un tono irónico, acuñar un término económico para referirse a "esa mezcla tan valenciana de improvisación, creatividad y colaboración". La resultante es la "economía del convoi". Una especie de concertación más lúdica que estructurada.

Si a este aliño se le añade la "falta de coordinación institucional", a la que apuntó Julia Salom, la directora del IIDL, el riesgo de que Valencia sea una segundona entre las ciudades del arco mediterráneo está más próximo a la realidad a la hipótesis. La "inadecuación de la estructura administrativa de Valencia a la ciudad real" es sin duda otro inconveniente para la competitividad, insiste el catedrático de Geografía de la UV Joan Romero.

El estudio pretende, pues, inaugurar un debate que "sirva para reflexionar" sobre "el papel de Valencia en el contexto estatal y europeo", propuso José Vicente Sánchez, decano del Colegio de Geógrafos. De lo contrario, se corre el riesgo de que, al dejar de estudiar la economía urbana y la territorialidad como factores importantes de la economía, "el mundo sea plano", alertó su homólogo al frente del Colegio de Economistas, Leopoldo Pons. Para no caer en esta visión hay que plantearse seriamente "qué ciudad tenemos y qué ciudad queremos", apuntó el jefe de Alta Inspección de Educación, Daniel Serrano. En este debate que arranca en plena campaña, la Universitat, según el rector Esteban Morcillo, tiene "compromiso de su potencial científico en el desarrollo territorial".

Indicadores

- Instituciones ineficaces. La primera, la Consejería de Educación, seguida de la de Territorio, la de Industria y la de Infraestructuras. La Dirección General de Universidades, la Cámara de Comercio, Valencia Convention Bureau, la EMT, el Impiva y el Instituto Valenciano de Investigaciones.

- Instituciones eficaces. La Universitat Politécnica de Valencia y parque científico, Adif/Renfe, la Universitat de València, la Autoridad Portuaria, los Institutos Tecnológicos, el Parc Científic de la Universitat y el gestor del aeropuerto de Manises, AENA.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 8 de abril de 2011

Más información