Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fitch rebaja la calificación de la caja alicantina al nivel de los bonos basura

Las malas noticias se suceden para la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM). Ayer la agencia de calificación Fitch asestó un duro golpe a la entidad al rebajar la calificación de sus bonos de BBB+ a BB+. Tras la decisión, la deuda de la CAM llegó al nivel conocido como bono basura.

Fitch no hizo lo mismo con dos de sus exsocios en el fallido Banco Base y se limitó a asegurar que mantiene la vigilancia negativa sobre Cajastur y Caja Extremadura.

La agencia esgrimió que la decisión refleja los desafíos operativos en el débil entorno económico español y que tras la consolidación del sector de cajas de ahorros, estas entidades resultan relativamente pequeñas. También revisó la situación "en progreso" de la calificación BBB+ de Banco de Castilla-La Mancha, integrado en Cajastur, hasta vigilancia con implicaciones negativas.

En el caso de la CAM, Fitch argumenta que la rebaja resalta que la caja necesitará ayuda externa debido a sus bajos niveles de capital en un contexto de deterioro de la calidad de los activos y mayores exigencias de capital por parte del Banco de España. "Tras un significativo crecimiento medio del 30% de los préstamos entre 2004 y 2007, CAM acumula una significativa exposición al problemático sector de la construcción en España", agrega la agencia.

A Moody's tampoco le ha gustado la ruptura del Banco Base. La agencia considera que ha aumentando la presión sobre las calificaciones crediticias de la CAM, Cajastur y Caja Cantabria, las cuatro implicadas en el fracasado proyecto Banco Base. En su informe, explica que, disuelto el acuerdo, el peso de estas entidades es pequeño y destaca el débil perfil crediticio de la CAM y Caja Cantabria, que ya no podrán beneficiarse del apoyo que hubieran recibido de mantenerse el Banco Base. Y advierte de una posible revisión de la calificación de las cajas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 2 de abril de 2011