Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La CAM pide 2.800 millones y se ve abocada a la nacionalización

El Consejo convierte la caja en banco para dar entrada al Estado - El fondo de rescate podría tener hasta el 75% del capital de la entidad

Solo 48 después de romper con sus socios, la Caja del Mediterráneo hizo pública la cifra más buscada: su déficit patrimonial. El Consejo de Administración de la CAM acordó pedir 2.800 millones al Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) para cumplir el 10% de capital mínimo exigido por el Gobierno. La CAM también anunció que transferirá todo su negocio financiero a un banco para dar entrada en su capital al FROB. Es la primera de las cuatro entidades que formaban el Banco Base (CAM, Cajastur, Caja Cantabria y Caja Extremadura) que explicita sus necesidades de capital. Los tres exsocios barajan seguir juntos, a ser posible con una incorporación para restar poder a Cajastur, y no se plantean pedir ayudas públicas.

La entrada del FROB supondrá la destitución de los gestores

El Santander es el mejor colocado para absorber la entidad

Los 2.800 millones es una cifra tan elevada que el Estado tendrá mayoría en el capital de la entidad. El porcentaje exacto lo tendrá que determinar el fondo de rescate cuando analice las cuentas consolidadas de la CAM.

Sin embargo, diferentes expertos consultados, coinciden: "No es creíble que los 2.800 millones supongan menos del 50% del capital. Si se valora la entidad a una vez el valor de su patrimonio neto (también conocido como valor en libros), el Estado debería controlar el 56% de las acciones. Si se hace al 50% de su patrimonio, que sería lo más lógico, el FROB tendría el 72%", comenta un ejecutivo del sector que pide el anonimato. Los alicantinos rechazaron concretar con qué participación entrará el Estado y dijeron que será el Banco de España el que tendrá que definirlo.

La CAM se ha convertido en la entidad que más ayudas públicas ha pedido. A partir de ahora, el fondo de rescate deberá entrar en el consejo, probablemente sustituirá a los gestores por otros de su confianza e iniciar un proceso de venta. El Santander es el mejor colocado para hacerse con la entidad alicantina, pero el supervisor también ofrecerá la caja al BBVA, La Caixa y el Banco Popular. La entidad alicantina podría encajar en la red de oficinas del banco cántabro, que ha manifestado su interés por el levante español.

Sin embargo, la clave será en cuánto se valora a la CAM. Las entidades han pedido que el Estado les entregue un dinero a fondo perdido, pero el Banco de España rechaza, por el momento, esta posibilidad. Fuentes financieras consideran que, tras esta inyección de 2.800 millones, "se podría vender por un euro y asumir que la ayuda es una pérdida".

Un miembro del Consejo defendió que al Banco de España le interesa más lograr un socio para la CAM que permanecer en la entidad. El FROB siempre ha manifestado que su interés es salir cuanto antes de las entidades a las que ayude. El banco de inversión Nomura asesora a la caja en la búsqueda de aliados.

La caja alicantina destacó que la aportación le permitirá superar las pruebas de solvencia a las que se someterá toda la banca europea el próximo verano. La entidad dejó la puerta abierta en el comunicado a una alianza con otras entidades "que aporten las adecuadas sinergias y compartan con la CAM la filosofía de transparencia que exigen los mercados".

La CAM aseguró que el Banco de España ya conoce su petición y destacó que ha permitido que pida ayuda al FROB por su artículo 9, "lo que supone que nos considera una entidad solvente". También lanzaron un disparo a sus exsocios, con los que la relación nunca fue buena: "La cifra que se solicita es muy inferior a los 4.277 millones que demandó el Banco Base antes de su ruptura", lo que implica, según fuentes del consejo, "que hay 1.427 millones de los que se solicitaron iban dirigidos a las necesidades de los otros". Tras la entrada del capital público, agregaron, la entidad tiene plazo para decidir si sale a Bolsa o busca socios.

En la nota, la CAM destacó también que hasta el momento de la concesión "podrían sumarse al proyecto otros posibles partícipes". La entidad remarcó que la posibilidad de sumar nuevos socios "está abierta" y que "propiciará" su integración si de esta forma "gana en tamaño y solidez". "Se ha querido tomar rápidamente las riendas", aseguró tras el Consejo un miembro del mismo.

Con todo, la búsqueda de un nuevo socio es motivo de preocupación entre la plantilla. Los acuerdos pactados para la creación del Banco Base, que incluían 860 prejubilaciones en la CAM, han quedado en papel mojado y ahora la plantilla se enfrenta a la incógnita de otro proceso. Varios de los sindicatos de la caja temen que la entrada de un banco pueda suponer una mayor reducción de plantilla que si la alianza es con otra caja, según Sicam, el mayor sindicato de la entidad, o CGT.

Otros, como UGT, coincidieron en que hay "preocupación y mucho desgaste", pero apuntan a que la pérdida de empleo "dependerá del solapamiento" con el nuevo compañero de viaje. CC OO también expresó su preferencia por lograr una alianza con otra caja.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Sábado, 2 de abril de 2011