Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las asociaciones de padres defienden el derecho a llevar velo

Los colectivos de padres de alumnos creen "ilógico" que el colegio de Arteixo pida el traslado de la niña musulmana

La Confederación Galega de Nais e Pais de Centros Públicos (Confapa) criticó ayer por "ilógica" la petición de traslado de una alumna de un colegio de Arteixo (A Coruña) por llevar a clase el velo islámico e instó al centro "a recapacitar e intentar cambiar su reglamento interno", que prohíbe el hiyab. El presidente de esa organización que representa a los padres de alumnos, Virgilio Gantes, respaldó en declaraciones a la Cadena SER la postura de la Xunta de respetar la autonomía de cada centro para regular sus normas internas, pero recalcó que en este caso se debería cambiar un reglamento que afecta a los derechos de la alumna.

La Consellería de Educación comprobará que esté debidamente justificada la decisión del Colexio Novo de Arteixo de sancionar con la petición de traslado a la alumna de 11 años por llevar en clase el velo. Recibida ayer notificación del acuerdo adoptado el lunes por el consejo escolar de ese centro público, con 10 votos a favor y dos abstenciones, el departamento autonómico requirió que se le envíase el expediente disciplinario que avale esa "sanción de traslado" de colegio.

Educación comprobará que la solicitud del centro está justificada

Mientras, los padres de la menor, que viajaron ayer a Madrid para encontrarse con la familia de la joven de Pozuelo de Alcorcón que tuvo que cambiar de centro por llevar el hiyab, siguen sin recibir la notificación de la sanción grave impuesta a su hija. Su familia tiene en todo caso intención de recurrir esa petición de cambio de colegio y defenderá hasta en los tribunales el derecho a la educación y a la libertad religiosa de la menor.

Educación indicó que si la sanción no está "correctamente justificada" solicitará al centro que subsane el expediente disciplinario que abrió a su alumna musulmana. El colegio se ampara en su reglamento interno que prohíbe llevar en las aulas la cabeza cubierta con cualquier prenda, y optó por sancionar a la niña -tras desechar la posibilidad de una expulsión temporal- con su exclusión al solicitar de la Xunta su traslado a otro centro de enseñanza. La consellería indicó que para prosperar esa solicitud deberá primero comprobar si existen plazas vacantes a mitad de curso en otros colegios de Primaria de Arteixo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 3 de marzo de 2011