Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La justicia condena a los acosadores del 'caso Jokin' a pagar 70.000 euros

El tribunal exime de responsabilidad al instituto por actuar "diligente"

El Tribunal Superior de Justicia del País Vasco ha condenado a pagar 10.000 euros a los padres de cada uno de los siete menores que fueron declarados culpables de acosar a Jokin, el adolescente de 14 años que acabó con su vida en Hondarribia (Guipúzcoa) en septiembre de 2004. La sentencia, notificada ayer y a la que ha tenido acceso este diario, acepta que los progenitores de los acosadores "sean condenados civilmente" por lo que hicieron sus hijos, y fija una indemnización "prudencial", a favor de los padres del menor.

Jokin se arrojó al vacío en la citada localidad después sufrir, durante al menos un año, insultos y agresiones constantes por parte de sus compañeros del instituto Talaia de Hondarribia. Por estos hechos, Odei, Iker, Hasier, Josu, Beñat, Ion y Jon fueron condenados por la Audiencia de Guipúzcoa en julio de 2005 a dos años de internamiento en un centro de menores.

En abril de 2007, los padres de Jokin presentaron una demanda ante el máximo tribunal vasco solicitando la condena de los padres de los siete menores implicados en el acoso perpetrado dentro y fuera del centro escolar. La Sala resuelve condenarles civilmente a responder por lo realizado por sus hijos.

El mismo fallo judicial también se pronuncia sobre un recurso contencioso-administrativo presentado por los familiares de Jokin contra una orden del Departamento de Educación del Gobierno vasco que, en febrero de 2007, desestimó una reclamación de responsabilidad patrimonial por parte del centro educativo.

El tribunal, basándose en los hechos probados en la sentencia de la Audiencia provincial, constata que Jokin "sufrió agresiones y vejaciones por parte de una serie de compañeros de clase" y, a la vez, "miembros de su cuadrilla de amigos". Pero añade que "la actuación de los responsables del centro [educativo] fue absolutamente diligente". Los magistrados consideran "lógica" la reacción de la jefa de estudios "desde el momento en que se tiene noticias del problema" y hacen constar que ocho menores fueron expulsados del instituto: "No existe nexo causal entre la actuación de la Administración demandada y el trágico final de Jokin". Por ello, rechazan el recurso planteado por los padres del fallecido. La sentencia puede recurrirse en casación ante el Supremo antes de 10 días.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Viernes, 11 de febrero de 2011