Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Garzón afirma que es víctima de una "caza de brujas"

"Estoy tranquilo, pero también cabreado". El juez Baltasar Garzón sintetizó así su estado de ánimo en una visita, ayer, a Barcelona, donde afirmó sentirse víctima de una "caza de brujas" para apartarle de la Audiencia Nacional. "Trataré de demostrar mi inocencia. Claro que, cuando no te dejan presentar pruebas, es difícil", dijo Garzón en un diálogo con el ex fiscal jefe de Cataluña, José María Mena, durante la semana de novela negra BCNegra.

Garzón, que se encuentra suspendido de funciones, cree que ha sido castigado "por interpretar las leyes de una forma determinada y proteger a las víctimas". La consecuencia, añadió, es que se ha acabado criminalizando "a quien investiga los crímenes [del franquismo]". "Es absurdo e incomprensible", remachó Garzón ante un público cómplice que dejó pequeño el Ayuntamiento de Barcelona. "Aún no sé por qué se me investiga. Solo pido ser igual que todos ante la ley".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 5 de febrero de 2011