Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Debate sobre el estatus de la clase política

PSOE y PP salvan de los recortes a los ex presidentes

PSOE y PP están dispuestos a estudiar casi todos los recortes a la situación laboral y económica de los políticos, salvo los que afectan a los ex presidentes del Gobierno. Felipe González y José María Aznar podrán compatibilizar la pensión vitalicia pública que perciben -80.000 euros al año- con sus ingresos procedentes de empresas privadas. Como ex presidentes serán los únicos ciudadanos que puedan recibir ingresos por ambos conceptos; sus partidos no están dispuestos a modificar su estatus.

Varios grupos parlamentarios habían planteado hacer incompatible la pensión vitalicia con los ingresos privados, al menos como suspensión temporal. Su tesis es que en un momento de crisis no resulta ejemplificadora esa situación; más aún cuando tanto González como Aznar defienden públicamente recortes en prestaciones sociales.

Esa pensión vitalicia se pensó, sobre todo, para el caso de Adolfo Suárez. González y Aznar han rechazado la posibilidad de formar parte del Consejo de Estado, algo que intentó ofrecerles José Luis Rodríguez Zapatero para utilizar la experiencia de los ex jefes del Ejecutivo. González lo rechazó desde el principio y Aznar tomó posesión y lo dejó tras preguntar si podía compatibilizarlo con sus ingresos privados.

Ayer mismo el diputado de IU Gaspar Llamazares presentó en el pleno del Congreso una iniciativa para que no sean compatibles las dos percepciones. Tuvo el apoyo, entre otros, del BNG, que tramita un texto similar; de ERC, que anunció ayer que insistirá con una proposición de ley propia; y de CiU, que considera que debe evitarse la doble percepción. Pero PSOE y PP, con sus votos, derrotaron la iniciativa de Llamazares.

Renuncia voluntaria

Socialistas y populares argumentan que, en todo caso, deberían ser los interesados los que voluntariamente renunciaran a la pensión. Suárez, González y Aznar reciben 80.000 euros al año, reconocimiento protocolario como presidentes del Gobierno y medios materiales y económicos como coche oficial, dos asistentes y seguridad. Sus ingresos por trabajos en empresas privadas son variados. Felipe González, por ejemplo, ha sido fichado por Gas Natural Fenosa y cobrará cerca de 126.000 euros al año; Aznar recibe, solo como asesor de Endesa, unos 200.000 euros anuales.

La asignación pública total para los tres ex presidentes será en 2011 de 238.010 euros. Cobran, así, 2.000 euros más que el presidente José Luis Rodríguez Zapatero, que recibe una retribución de 78.185,04 euros.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Miércoles, 26 de enero de 2011