Selecciona Edición
Iniciar sesión
BARÓMETRO DE METROSCOPIA | Clima social 16ª oleada

El PSOE cae aún más tras la huelga

El Partido Popular eleva su ventaja electoral a 14,5 puntos - Los socialistas siguen en retroceso y se sitúan en un 28,5% de estimación de voto

La huelga general del pasado miércoles ha dañado al PSOE, ya diezmado en sus expectativas de voto por la crisis económica y los recortes sociales. Los efectos de la protesta de los sindicatos contra la reforma laboral han llevado a los socialistas a uno de sus peores resultados electorales. Su desventaja respecto al PP en estimación de voto es de 14,5 puntos porcentuales, según la encuesta de Metroscopia para EL PAÍS. El sondeo fue realizado el pasado jueves, justo al día siguiente de la huelga, hecho que los responsables del sondeo consideran determinante. Y es esta perspectiva la que explica que el PSOE se encuentre en este momento con un 28,5% en estimación de voto, tras una caída de 4,5 puntos porcentuales en un mes .

El 75% rechaza la gestión de Zapatero y el 84% dice que no confía en él

A falta de comprobar en próximos sondeos si se consolida el desplome o si, por el contrario, se matiza al calmarse el calentón ciudadano, la impresión empieza a ser que la brecha se sigue abriendo y es cada vez más insalvable.

Los socialistas parecían haber tocado fondo en junio, cuando se anunció la congelación de las pensiones y la reducción del sueldo de los funcionarios, pero la caída se mantiene. En las elecciones generales de 2000 , el PSOE se quedó en el 34,2% de los votos; eso provocó la victoria por mayoría absoluta de José María Aznar y la dimisión del entonces líder socialista, Joaquín Almunia. Ahora, el PSOE está casi seis puntos por debajo de los niveles de aquella crisis, que llevó a nombrar una gestora para dirigir el partido y a un congreso en el que dieron un paso al frente cuatro candidatos (Zapatero, José Bono, Rosa Díez y Matilde Fernández).

Desde las elecciones generales de 2008 , el PSOE ha perdido 15 puntos porcentuales en estimación de voto. La encuesta atribuye el hundimiento al abandono de los votantes socialistas, debido al desgarro que les ha supuesto la huelga general. Acostumbrados a ir a un lado de la pancarta, ahora las bases del PSOE se han visto enfrente de la protesta y parecen manifestar su disgusto con el sentido de su voto.

La semana pasada, el diputado socialista Antonio Gutiérrez le decía a Zapatero la misma frase que le espetó a Felipe González cuando era secretario general de Comisiones Obreras: "Cuando se dejan entrar en el Consejo de Ministros las ideas de la derecha, se termina por facilitar que la derecha se quede con la silla del Consejo de Ministros". La encuesta muestra que la fidelidad de voto socialista ha caído al 45%, 5,5 puntos porcentuales menos en un solo un mes, lo que indica que los votantes no siguen a pies juntillas a Zapatero en su argumento sobre la necesidad de realizar recortes sociales contra la crisis.

Enfrente, a Mariano Rajoy le es muy rentable su estrategia de ponerse de perfil ante la huelga, de no arriesgar, de esperar a que Zapatero se cueza en su propia salsa y recoger entonces los frutos. Ha visto la protesta como un asunto que le es ajeno, y ni siquiera se ha conocido cuál era su propuesta de reforma laboral. Pero él sale beneficiado claramente del hundimiento del PSOE.

No arriesga y mantiene el 43% en estimación de voto. No es su mejor resultado de la serie histórica de sondeos, pues tuvo mejores datos aún en febrero, marzo y julio, pero el batacazo socialista le concede diferencias que se traducirían en una clara mayoría absoluta.

Rajoy no mejora su imagen, que sigue siendo mala. Pero encabeza un partido con un suelo estable y un electorado movilizado y cuya fidelidad sigue superando el 80%. Y con eso le vale de sobra, aunque él no haga nada.

La imagen de Zapatero sigue deteriorándose por momentos: un 75% desaprueba su gestión como presidente del Gobierno, 10 puntos más que hace un mes, y un 84% dice no confiar en él. El presidente ha vuelto del veraneo con el convencimiento de que su misión política para lo que queda de legislatura es culminar las reformas que le exigen la Unión Europea y los mercados, y se ha lanzado a ello. El "me cueste lo que me cueste" que pronunció en el Congreso para respaldar los recortes se traduce en un acelerado desgaste. La sensación de final de ciclo político sigue calando: el 72% cree que el PP ganará las elecciones.

Otro efecto notable de la huelga general es que ha servido para oscurecer mucho más el panorama y sembrar el desánimo entre los ciudadanos. Los españoles no ven la luz al final del túnel, también como consecuencia de que esta misma semana se han presentado los Presupuestos Generales del Estado para 2011, que recortan la inversión, prevén un aumento del paro y disminuyen el gasto como nunca se había hecho antes en democracia. Quizá por eso un 91% afirma que aún queda mucho para salir de la crisis económica en España. La huelga general no ha tenido el efecto de catarsis política para ver cerca la recuperación.

Los nubarrones oscurecen también la imagen del Ejecutivo en su conjunto. Solo aprueba el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba; Celestino Corbacho, abrasado por la huelga antes de irse como candidato en Cataluña, sigue siendo el peor valorado. Un 53% pide un cambio de Gobierno que Zapatero sigue demorando.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Domingo, 3 de octubre de 2010