ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

lunes, 27 de septiembre de 2010
COLUMNA

Brasil, ¿país del futuro?

Hay un consenso cada vez más sólido entre los expertos de que Brasil es la nueva potencia mundial emergente. Tal vez sea así, pero Brasil deberá superar un obstáculo interno potencialmente fatal: el autoconvencimiento de su inevitable ascenso al club de las naciones más poderosas.

Esa es una de las principales conclusiones que extraje la semana pasada de un panel titulado Brasil: una potencia en alza, realizado durante la Conferencia de las Américas de The Miami Herald y el Banco Mundial. No hay dudas de que Brasil está gozando de una buena racha. Las cosas andan tan bien que incluso el presidente Luiz Inácio Lula da Silva proclamó recientemente -tan solo medio en broma- que "Dios es brasilero''.

La autocomplacencia puede ser un obstáculo fatal para su ascenso

Se espera que la economía crezca un saludable 5% este año. El país ha descubierto recientemente una de las reservas de petróleo submarinas más grandes del mundo, y Brasil ha sido designado sede de la Copa Mundial de Fútbol del 2014 y de los Juegos Olímpicos del 2016, que ofrecerán a los brasileños una oportunidad única para promocionar su país en el exterior.

La revista Time -en un exceso de entusiasmo periodístico- recientemente designó a Lula "la persona más influyente del mundo''. El semanario británico The Economist ya había publicado un artículo de portada titulado "Brasil despega'', señalando que durante los próximos 14 años Brasil ascenderá de su actual estatus de octava economía mundial a la quinta, superando al Reino Unido y Francia. Dos nuevos libros publicados en EE UU este mes -Brazil on the Rise, del periodista de The New York Times Larry Rohter, y The New Brazil, del profesor de la Universidad Johns Hopkins Riordan Roett- coinciden en general con esas proyecciones optimistas.

En el panel de la Conferencia de las Américas todos los participantes estuvieron de acuerdo en que Brasil se ha convertido en un país previsible, en el que los presidentes han mantenido las políticas económicas durante 16 años, generando confianza y crecientes inversiones domésticas y extranjeras. La candidata del Partido de los Trabajadores (PT) de Lula, Dilma Rousseff, que probablemente ganará las elecciones presidenciales de octubre, no se desviará del rumbo económico, según dijeron.

Sin embargo, varios panelistas señalaron potenciales peligros, incluyendo que la anticuada infraestructura y la baja calidad de la educación frenen el crecimiento. Algunos advirtieron también del riesgo de que sectores radicales del partido gobernante se sientan tan confiados si Rousseff gana de manera aplastante que quieran regresar a las políticas nacionalistas y estatistas del pasado, y que la nueva presidenta -si resulta electa- tal vez no tenga el carisma de Lula para controlar a la ultraizquierda en su partido.

"Algo que me preocupa un poco es que veo un poco de triunfalismo en el Partido de los Trabajadores'', dijo Rohter. "Hay casi orgullo desmedido, la sensación de que ellos inventaron la rueda, una falta de voluntad para reconocer el rol que jugó el boom de las materias primas en el éxito del país en los últimos 16 años''.

Eso conduce a algunos sectores del partido gobernante a pensar que Brasil puede seguir creciendo sin inversión extranjera en áreas clave como el petróleo y la agricultura, según dijo. Pero Rohter agregó que no cree que el triunfalismo se imponga, porque buena parte de la población ve el futuro con escepticismo. "Una de las cosas más saludables que han ocurrido es que los brasileros ya no hablan de Brasil como 'el país del futuro [del mundo]', sino de 'el quinto poder", comentó. "Esa es una meta mucho más realista''.

Mi opinión: espero que Rohter esté en lo cierto, porque algo que advertí durante mis recientes viajes a China e India es que esas dos potencias emergentes tienen una cosa en común: su convicción de que están detrás de otras potencias en casi todos los rubros.

En casi todas las entrevistas con funcionarios chinos e indios, me impresionó su preocupación de que sus respectivos países no están avanzando en educación, ciencia y tecnología con tanta rapidez como otros países, y que se están quedando atrás. No he visto la misma preocupación, o humildad, en mis entrevistas con funcionarios brasileños.

Los chinos y los indios tienen una saludable dosis de paranoia constructiva, que los impulsa a progresar constantemente. A menos que Brasil adopte la misma actitud y evite la complacencia que puede provocar tanta profecía del exterior, no llegará a convertirse en una de las principales potencias mundiales emergentes.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana