Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Los mamuts del hombre de Orce

Dos herramientas halladas en Fuente Nueva 3 confirman la presencia humana

"Si los homínidos entraron en Europa por el sur el primer hombre no puede estar en Burgos", repitió una y otra vez en referencia a Atapuerca el paleoantropólogo catalán José Gibert, descubridor de los yacimientos de Orce. Las nuevas excavaciones, que comenzaron el pasado día 30 de agosto en el campamento de Fuente Nueva 3, empiezan a aclarar la importancia de su descubrimiento. "Hemos encontrado dos herramientas humanas con más de 1,3 millones de años de antigüedad que confirman que hubo presencia humana en aquel momento. Se trata de los más antiguos vestigios de presencia humana en Europa", explicó Robert Sala, director del proyecto que tiene permitido continuar con las investigaciones hasta el próximo 22 de septiembre.

Los utensilios se han encontrado junto a restos fosilizados de hiena

Los arqueólogos dicen que la Junta no les deja excavar en Venta Micenas

Las dos herramientas de piedra eran utilizadas para cortar y fueron extraídas de un bloque de caliza. Se encontraban junto a restos de heces de hiena fosilizadas, lo que indica que los hombres y las hienas competían por la comida en el paraje.

"Se trata de un yacimiento muy importante. Llevaba cuatro años cubierto y en solo unos días hemos encontrado varios mamuts gigantes y uno infantil. Uno de los colmillos mide unos cuatro metros de largo y el mayor de los mamuts podía pesar más de 12 toneladas, lo que lo convierte en un animal más grande que los actuales elefantes", explicó Sala, que también ha trabajado en Atapuerca. Junto a los mamuts se han encontrado otros animales como un hipopótamo, un rinoceronte, ciervos de grandes dimensiones y hasta un caballo.

La acumulación podría deberse a que los animales acudían a beber al inmenso lago que existía en la zona durante el Plio-Pleistoceno, hace cinco millones de años, y quedaban allí atrapados.

Pese a la riqueza de los dos yacimientos en los que se trabaja, Robert Sala no comprende cómo no se autoriza a investigar en Venta Micena, el mayor de la zona, donde fue encontrado por Gibert el polémico Hombre de Orce. "Ese yacimiento es el más rico de toda Europa, de eso no hay duda, aunque no esté de acuerdo con la teoría de Gibert sobre aquel hueso", explicó el investigador.

La historia resulta sorprendente y para verla con perspectiva hay que tomar cierta distancia en el tiempo. En 1976 llegaba a Orce un paleoantropólogo catalán llamado José Gibert. Estaba convencido de que en aquel paraje, hace millones de años, debía haber habido un gran lago. Tras estudiar los diferentes estratos de la zona descubrió Venta Micena. Seis años después de este descubrimiento, Gibert encontró el resto humano que sería conocido como Hombre de Orce. Se trataba de un fragmento del cráneo de un niño que había permanecido en un nido de hienas. La comunidad científica no terminó de ponerse de acuerdo sobre el hallazgo. Gibert perseveró y pidió una y otra vez permiso para continuar las excavaciones en el yacimiento. Tantas como le fueron denegadas por la Junta de Andalucía. En 2007, el investigador falleció y sus cenizas fueron esparcidas en Venta Micena. Unos meses después, la prestigiosa revista Nature le daba la razón gracias a la continuación de su trabajo llevada a cabo por su hijo. El VM-0 era el trozo de un cráneo humano.

En la zona de Orce existen tres grandes yacimientos. Según los Gibert, el mayor es Venta Micena. Los otros dos debían ser más pequeños. Los mamuts y la industria lítica han sido encontrados en Barranco León y Fuente Nueva 3, que es donde se ha permitido excavar.

"La arqueóloga Sara Milliken, de la Universidad de Oxford, ha intentado junto a Luis Gibert conseguir permiso, pero la Junta se ha negado. No pueden alegar motivos económicos, porque el equipo se mostró dispuesto a conseguir la financiación por otro lado", explicó el alcalde de Orce, José Ramón Martínez (IU), que no entiende los motivos por los que no se autoriza a excavar en Venta Micena. "Es el yacimiento más denso del mundo. Al margen de si aquel hueso es de un hombre o no, que es algo muy importante, hay que tener en cuenta que se han excavado solo 300 metros cuadrados del millón de metros que tiene el yacimiento y de ahí Gibert sacó 16.000 fósiles, algo inaudito", aclaró.

El propio José Saramago, que bautizó como Pedro Orce a uno de los personajes de La balsa de piedra, se pronunció sobre Venta Micena en una de sus últimas visitas a Orce. "Unos yacimientos de la importancia de los de Orce merecen más sentido común. Los útiles allí encontrados no han podido llegar por el aire", dijo en referencia al cuestionado hombre de Orce, mostrado así su apoyo al desaparecido José Gibert. El tiempo se ha llevado al premio Nobel y al paleoantropólogo catalán, pero la tierra sigue en el mismo lugar esperando a que alguien le pregunte por sus secretos, siempre que medie un complicado permiso.

"Son ya 30 años de decir que no dan el permiso porque lo de Orce no es algo importante. La Junta de Andalucía sigue empeñada en decir que no a la apertura del yacimiento de Venta Micena porque cuando se abra se van a sonrojar muchos ex consejeros de Cultura y otros políticos que han ninguneado de forma escandalosa este proyecto", concluyó José Ramón Martínez.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 12 de septiembre de 2010