Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zapatero: "Ya solo vale abandonar las armas para siempre"

El presidente advierte que la tregua no cambia la situación de Batasuna

Si la izquierda abertzale confiaba en que el último anuncio de alto el fuego por parte de ETA iba a facilitarle la vuelta a las instituciones, José Luis Rodríguez Zapatero le echó ayer un jarro de agua fría. "Quienes están fuera de la legalidad porque no condenan tajantemente la violencia están en la misma situación hoy que antes del comunicado, exactamente la misma", enfatizó el presidente del Gobierno en su primera reacción pública al anuncio realizado por la banda terrorista a través de un vídeo difundido por la BBC.

Zapatero se mostró muy duro con el comunicado de ETA, ante el que expresó su "profunda decepción", porque "ya no valen comunicados, solo valen decisiones. Y solo una decisión vale y se dice en pocas palabras: abandono de las armas para siempre". Algo que ya sabe, apostilló, la izquierda abertzale.

El mismo día en que se confirmaba que las elecciones catalanas se celebrarán el 28 de noviembre, Zapatero aseguró que el compromiso de desarrollar el autogobierno de Cataluña, que adquirió con el presidente José Montilla tras la sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatuto, se mantendrá sea cual sea el resultado electoral. Enfatizó que su apuesta es "de fondo, de largo alcance" y "va más allá de estas elecciones".

Apoyo a Palestina

Zapatero hizo estas declaraciones en una rueda de prensa en La Moncloa con el primer ministro palestino, Salam Fayad, tras la primera reunión bilateral de alto nivel, en la que participaron seis ministros palestinos y cuatro españoles. Como se encargó de subrayar el anfitrión, este tipo de reuniones solo se celebran con Estados, por lo que supone un espaldarazo a la Autoridad Nacional Palestina y un anticipo de lo que será en su día el reconocimiento del futuro Estado. En la misma línea se inscribe la elevación del rango de la delegación palestina en Madrid que en adelante tendrá el estatuto de "misión diplomática".

Más importante es el apoyo económico de Madrid al Gobierno de Mahmud Abbas, quien se prepara para contar en 2011 con el aparato administrativo propio de un Estado independiente. Con 111 millones de euros en 2008 y 119 el año pasado, España es uno de los primeros donantes del mundo a la ANP.

Zapatero se mostró ayer esperanzado en que las conversaciones directas abiertas el día 2 en Washington por israelíes y palestinos desemboquen en un acuerdo de paz justo. En el comunicado conjunto difundido tras la reunión, España se compromete a no reconocer ninguna modificación unilateral de las fronteras de 1967 y pide a Israel que cese de inmediato la construcción de asentamientos y desmantele los erigidos desde 2001.

Pese al reinicio del proceso de paz, Zapatero fue muy cauto sobre la cumbre de la Unión por el Mediterráneo y ni siquiera dio por hecho que celebre en noviembre en Barcelona, como se ha anunciado. "Se convocará cuando las condiciones nos den la seguridad de que sea un factor positivo de cara a la situación en Oriente Próximo", alegó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 8 de septiembre de 2010