Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Barcelona abre la puerta a un consorcio público-privado para el Disseny Hub

El Ayuntamiento abrió la puerta a los privados en la gestión de la grapadora, como se conoce al edificio que albergará el Disseny Hub de Barcelona (Dhub). El pomo lo giró ayer el alcalde accidental de Barcelona, Jordi William Carnes, que dijo que le parece "perfecto" que dicho sector, en genérico, se interese en el proyecto y que ahora "hay que sentarse a hablar y ver en qué tanto por ciento pueden hacerlo".

Ayer, dos de las instituciones de referencia en el mundo del diseño en Cataluña, Fomento de las Artes y del Diseño (FAD) y el Barcelona Centro de Diseño (BCD), adelantaron que en septiembre propondrán al Ayuntamiento un modelo alternativo de gestión que les facilite la entrada. En estos momentos, el proyecto está liderado solo por el municipio, pero hay un acuerdo para crear un consorcio con la Generalitat que aún no se ha concretado y se preveía, sin especificar, la colaboración con otras entidades privadas del sector.

Según Miquel Espinet, presidente del FAD, puede haber duplicidades entre su labor de promoción del diseño y las que desempeñaría el nuevo centro, que se espera que abra sus puertas en 2012, tras una inversión de 86 millones de euros. Espinet pone como ejemplo que dentro del plan estratégico del Dhub se establece la creación de varios premios de diseño cuando, señala, su entidad ya otorga galardones de prestigio nacional como el FAD y el Delta. "Queremos evitar gastos superfluos y que haya un reconocimiento del trabajo de FAD y BCD", explicó Espinet.En sus 30.000 metros, ubicados en la plaza de las Glòries, el Dhub albergará, además de las colecciones del Museo de las Artes Decorativas, un centro de investigación y promoción del diseño y la arquitectura.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Martes, 10 de agosto de 2010