Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Reportaje:El reto de las viviendas sostenibles

Un lugar bajo el sol

Arquitectos de 17 universidades del mundo participan en la competición Solar Decathlon para construir la mejor vivienda que funcione con energía fotovoltaica

En 30.000 metros cuadrados a la vera del río Manzanares se debate estos días el presente de la habitabilidad. El terreno privilegiado de Madrid Río, con vistas al Palacio Real y a la catedral de La Almudena, es un maremágnum de grúas, esqueletos de futuras viviendas, camiones y gente trabajando a destajo. Falta menos de una semana para que arranque la competición Solar Decathlon Europe (se celebra del jueves 17 hasta el 27 de este mes), que bajo ese nombre poco preciso esconde una iniciativa loable: 17 equipos de universidades de siete países -seleccionadas previamente entre casi 800 candidaturas por un jurado internacional que incluye algún premio Pritzker- compiten por construir prototipos de casas que solo funcionan con energía solar. De ahí que su ubicación no sea gratuita. Ese pedazo de Madrid Río tiene la mejor orientación, porque estas casas que se alimentan del sol necesitan orientación sur.

Hasta ahora, esta original carrera -en la que participan estudiantes de los últimos años de Arquitectura o en el doctorado- solo se celebraba en EE UU, promovida por el departamento de Energía, y ha cumplido cuatro ediciones. Su ubicación, en Washington, es un espacio tan atractivo como el de Madrid, rodeado del Capitolio, el obelisco y la Casa Blanca. Pero la Universidad Politécnica de Madrid se empeñó en que tuviera una edición europea y aquí está gracias a la ayuda del Ministerio de Vivienda, el Ayuntamiento de Madrid (que ha cedido el suelo), el Instituto para la Diversificación y Ahorro Energético (una curiosidad: el mismo organismo que patrocina la selección española de fútbol) y el empuje del departamento de Energía de EE UU. El presupuesto ronda los cinco millones de euros y a cada equipo le corresponden 100.000 euros, que, si no son suficientes, pueden completar con fondos de su bolsillo.

En medio de tablones, carretillas y contenedores sale pertrechado de casco y chaleco Torsten Masseck, un alemán recién licenciado y jefe del equipo de la casa Low3, de la Universidad Politécnica de Cataluña. Una vivienda con acabado de virutas, la madera más básica, que sigue las reglas de un vivero. "Tratamos de adaptar las normas del vivero agrícola a una vivienda, de tal forma que su envolvente de policarbonato permita crear un microclima interior. Esto nos permite también jugar con los espacios intermedios, con ventilación y sombreado, que no consumen energía". Masseck se resiste a ponerle un precio de mercado a esta innovadora casa de 75-80 metros útiles. Al final calcula 70.000 euros.

Las viviendas solares participantes tienen que superar 10 pruebas que suman 1.000 puntos. Se valorará, entre otras cosas, que tengan alta eficacia energética, que no solo se autoalimente, sino que genere energía extra; que puedan construirse edificios en alturas que son más sostenibles que la vivienda unifamiliar; la rapidez del montaje; la confortabilidad y la estética.

La pregunta del millón. ¿Estos prototipos de casas se pueden hacer realidad? "Estoy convencido de que sí, no son ciencia ficción", sostiene Sergio Vega, profesor de la Politécnica de Madrid y el director de todo este tinglado. "Estos prototipos se pueden hacer ya, todos los sistemas están disponibles en el mercado, no inventamos nada, simplemente mezclamos materiales de forma diferente para que sean más eficientes energéticamente". El profesor hace un cálculo real de lo que se puede ahorrar en una casa si se realizan algunos cambios. "Por ejemplo, mejorar el aislamiento cambiando el cerramiento de la puerta y ajustando las ventanas se puede ahorrar hasta un 40% de la energía; si se utiliza una caldera para el agua bien reglada supone un 15%, y si además ponemos paneles solares que producen agua caliente y energía es otro 30%. Claro, que para esto es importante que desde el Gobierno haya incentivos para que se pueda recuperar la inversión en cinco o 10 años".

De momento, este espectáculo en Madrid Río, abierto al público a partir del 18, entrada libre (www.sdeurope.org) y que ofrecerá visitas guiadas a las viviendas, talleres, foros y mesas redondas, ayudará a alcanzar tres objetivos necesarios para que la sostenibilidad sea algo más que un adjetivo de moda: difundir conocimiento y tecnología, convencer al mercado y sensibilizar al usuario.

El montaje, mientras, continúa. Cada equipo cuenta con 10 días para levantar su casa solar. Algunas, las dos americanas, llegaron ya montadas. La Lumenhaus, de la Universidad Politécnica de Virginia, un mastodonte de casi cinco metros de ancho por 12 de largo, llegó envuelta en plástico, primero en barco y luego, desde Santander, viajó por carretera durante cuatro días.

Manuel Medina es un cacereño de 25 años que estudia en la Universidad de Sevilla. Se enteró de esta competición por Internet; ya conocía la de Washington. "Cuando supe que venía a Madrid no dudé en apuntarme". Ahí está, luchando con los materiales para levantar una casa, Solarkit, en la que cada pieza es un mueble.

¿Y el premio? "Llegar hasta aquí ya es una especie de premio", dice entusiasta Medina. El director de la competición apela también a algo mucho menos prosaico que el trofeo de vidrio sin valor que se otorga: el premio es la gloria, el prestigio.

Las 17 universidades elegidas para competir

- NAPEVOMO HOUSE, de la Escuela Superior Arts et Métiers Paris Tech (Francia).

- LIVING EQUIA, de la Universidad de Ciencias Aplicadas de Berlin (Alemania).

- TEAM WUPPERTAL, Universidad de Wuppertal (Alemania).

- SMLHOUSE, Universidad CEU Cardenal Herrera (España).

- ARMADILLO BOX-6, de la Escuela Nacional Superior de Arquirectura de Grenoble (Francia).

- STUTTGART TEAM, Universidad de Ciencias Aplicadas de Stuttgart (Alemania).

- LUUKKU, de la Universidad Aalto (Finlandia).

- FABLABHOUSE, del Instituto de Arquitectura Avanzada de Cataluña (España).

- IKAROS, de la Universidad de Ciencias Aplicadas de Rosenheim (Alemania).

- SUNFLOWER, de la Universidad de Tianjin (China).

- SOLARKI, de la Universidad de Sevilla (España).

- LA ENVOLVENTE DEL URCOMANTE, de la Universidad de Valladolid (España).

- NOTTINGHAM HOUSE, de la Universidad de Nottingham (Inglaterra).

- RE FOCUS, Universidad de Florida (EE UU).

- LOW3, Universidad Politécnica de Cataluña (España).

- LUMENHAUS, Universidad Politécnica de Virginia (EE UU).

- BAMBOO HOUSE, Universidad de Tongji China)Madrid.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Martes, 15 de junio de 2010

Más información