Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

El tesoro fotográfico de Casas Viejas

Un libro se adentra en la historia y el presente de Benalup con imágenes

Cinco rutas mueven al visitante por Benalup (Cádiz). Las ha trazado en la guía Itinerarios por Casas Viejas el historiador Salustiano Gutiérrez, apasionado investigador de la historia de este municipio marcado por los sucesos ocurridos en 1933, cuando varios anarquistas fueron asesinados cuando se refugiaban en unas chozas. Este trabajo indaga en las secuelas de ese episodio, pero va más allá y sigue los monumentos, el agua, las plazas y las calles. La gran ayuda para este camino son las fotografías de Jerome R. Mintz, el antropólogo estadounidense que, durante los años sesenta, recorrió este municipio con su cámara para captar las esencias de la realidad española de posguerra.

Una parte de la obra sigue el rastro dejado por los sucesos de 1933

El granadino Salustiano Gutiérrez lleva mucho tiempo empapándose de la historia de Benalup. Ha contactado con familiares de Mintz, ha recabado datos inéditos del archivo municipal de Medina Sidonia, municipio del que dependía Casas Viejas hasta 1991, y ha analizado actas capitulares.

Así ha dividido su estudio en cinco rutas. La última, es la más amplia. La dedica a seguir el rastro dejado por los conocidos como Sucesos de Casas Viejas. "Quiero poner mi granito de arena en ese proceso lento, costoso y tan dificultoso que pretende colocar, de una forma tranquila y normalizadora, estos hechos en el acervo histórico y cultural de Benalup", explica el autor.

El viaje propuesto por la Historia de la ciudad trata de desmontar tópicos. "No es cierto que lo que ocurrió fuera un accidente casual, que podía haber ocurrido en cualquier sitio. Es falso que no exista huella alguna sobre los sucesos, aunque sí es verdad que se ha intentado borrar. Y tampoco se ajusta a la verdad la visión propia del fatalismo andaluz que afirma que la mayoría de los 25 civiles muertos no habían tenido nada que ver con la proclamación del comunismo libertario y que su elección fuera fruto de la casualidad y la mala suerte", escribe Gutiérrez. Esta ruta comienza en la plazoleta del cuartel de la Guardia Civil, desde donde se observa el antiguo cementerio, el sindicato de oficios, o el lugar donde se situaba la choza de Seisdedos, la sede de la trágica jornada.

"El antídoto contra el olvido lo encontraremos en la cultura y la libertad", dice el autor. "Tenemos la obligación moral e histórica de difundir, divulgar y profundizar en aquellos hechos", añade. Y en esa reflexión cobran sentido las imágenes tomadas por Mintz durante los años pasados en Benalup, cuando el antropólogo estadounidense se adentró en la vida cotidiana de esos ciudadanos. Llegó a tomar más de 6.000 imágenes. Algunas ven la luz por primera vez en este libro. Su cámara tomó las costumbres de los vecinos, sus quehaceres rutinarios y repasó elementos fundamentales de su historia y su morfología, como la cueva de las mujeres o las pinturas rupestres de la sierra.

Salustiano Gutiérrez recorre en una de sus rutas el legado de los Sucesos de Casas Viejas, pero las otras cuatro indagan en aspectos más desconocidos pero cargados de interés. La primera conduce por los monumentos de la localidad gaditana. "La riqueza arqueológica de Benalup es impresionante, con restos que arrancan en el Neolítico", reza la guía. Mintz ilustró con conciencia los hallazgos en Sierra Momia.

También retrató la venta ambulante en la plaza del Pijo o la retirada de higos chumbos en la avenida Andalucía. Es la ruta por las plazas públicas, la más viva porque guía al visitante por los instantes más tradicionales y señeros de sus vecinos.

Otro camino se centra en la ruta del agua. "El pueblo antiguo se puede seguir por los manantiales de antes. También por sus fuentes", escribe el autor del libro. La última de las propuestas se para en las calles del casco antiguo, San Elías, San Francisco, San Juan. Las calles de siempre, el centro de siempre. El que retrató Mintz y el que sobrevive al peso del pasado.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Domingo, 27 de diciembre de 2009