Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las vacaciones de Navidad no cambiarán de nombre

Las vacaciones escolares de Navidad y de Semana Santa no cambiarán de nombre. Lo dijo ayer el consejero de Educación, Ernest Maragall, después de que el Consejo Escolar de Cataluña propusiera rebautizarlas como vacaciones de invierno (las de Navidad) y de primavera (las de Semana Santa).

Maragall recordó que los informes del Consejo Escolar no son vinculantes para la Generalitat, que quiere cambiar el calendario escolar desde el curso que viene. "Estamos en un país laico y nadie está forzado a creer ni a participar en nada que no se corresponda con sus convicciones", dijo el consejero, que añadió que Cataluña tiene una tradición y una historia de las que "no hay que renegar".La Generalitat está trabajando para cambiar el calendario escolar desde el curso que viene. El cambio incluirá un adelanto del inicio de curso de una semana y un nuevo descanso equivalente en febrero para los alumnos.

Sobre la propuesta de cambiar el nombre de las vacaciones de Navidad y Semana Santa, el consejero no sólo la rechazó, sino que advirtió de que aunque se les cambiara el nombre, "ni se notaría porque la realidad es muy tozuda". La propuesta de cambiar el nombre de las vacaciones de Navidad y Semana Santa la hizo el Consejo Escolar, donde se sientan las familias de alumnos, los sindicatos y las patronales junto a la Generalitat.

Por otra parte, el 70% de los profesores están en contra de la nueva Ley de Educación de Cataluña aprobada por el Parlament, según un estudio sobre la percepción de los docentes con relación a la introducción de cambios normativos en el ámbito educativo, encargado por Educación al Centro de Estudios de Opinión. El consejero de Educación señaló en declaraciones a RAC 1 que "los datos confirman lo que estaba en el ambiente en momentos de máxima tensión y movilización" hace seis meses y antes de aprobarse la ley.

El sindicato USTEC criticó a Maragall. "Sus declaraciones muestran una total falta de respeto a los profesionales de la educación, minimizando y menospreciando sus opiniones".

* Este articulo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de octubre de 2009