ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

martes, 1 de septiembre de 2009

El ex novio de Laura Alonso se confiesa autor del asesinato

El detenido, Javier Cruz, se desmoronó al saber que iban a registrar su casa

Javier Cruz González, ex novio de Laura Alonso, confesó ayer que mató a la joven de Toén, desaparecida el lunes 24 y hallada muerta el sábado pasado. Según fuentes de la investigación, el detenido, que había negado la autoría en sucesivos interrogatorios, se desmoronó cuando los agentes le anunciaron que iban a registrar la casa familiar. Pocas horas antes, el padre de Javier Cruz aseguró que su hijo durmió en casa la noche del crimen. A primera hora de la madrugada de hoy fue trasladado al juzgado, donde le increparon un centenar de personas congregadas en la puerta.

Laura Alonso será enterrada esta tarde. La joven de Xestosa-Toén (Ourense) descansará en el cementerio de su pueblo, a escasos metros del lugar en el que el pasado sábado apareció su cadáver tras seis días de intensa búsqueda. La familia de la joven, muy impactada por el golpe -"ahora llega lo peor", sostienen-, recibió ayer los restos mortales y la autorización judicial para celebrar el entierro esta tarde. Será a las siete de la tarde en la iglesia parroquial. "Por fin nos avisó la funeraria de que nos entregaban el cuerpo", dijo a mediodía el tío abuelo de la joven y portavoz familiar, Manuel Olleros.

La prenda atada al cuello de la joven pudo ser el arma mortal

La juez que instruye el caso recibió ayer el informe preliminar del forense y dio por completada la autopsia, que fue practicada el domingo por especialistas del Instituto de Medicina Legal de Galicia. Se han extraído restos de ADN que han sido enviados al laboratorio de Madrid para el estudio complementario y también se ha solicitado un estudio bioquímico para detectar la existencia de posibles sustancias tóxicas en el organismo de la joven.

Los datos más relevantes estarán listos en un par de días, según reconoce el forense, Julio Feliz, quien ni confirma ni desmiente -"hay secreto de sumario"- la tesis de que la prenda que apareció en el cuello de la joven hubiera sido utilizada como arma mortal.

Mientras la familia de Laura recibía los restos, su ex novio continuaba como único detenido en las dependencias de la comandancia orensana, en espera de que le tomaran declaración. Según le consta a la Guardia Civil, el hombre, con el que Laura Alonso había mantenido una compleja relación sentimental, pasó con ella las horas previas a su muerte a pesar de que habían roto.

La policía judicial esperaba acumular más pruebas, tanto las derivadas de la autopsia como del análisis del entorno del monte de Toén en el que se encontró el cuerpo de la joven, antes de iniciar el interrogatorio.

El subdelegado del Gobierno en Ourense, Camilo Ocampo, evitó ayer concretar si habría nuevas detenciones tras la investigación realizada al entorno del principal sospechoso. "Ni confirmo ni desmiento, porque no tengo acceso a la investigación que ya depende del juzgado", señaló.

Pese a que hasta que no declare ante la juez no necesita abogado, ha trascendido que Javier Cruz contrató los servicios de un bufete orensano antes de ser detenido, el mismo día en que los agentes de la Guardia Civil le tomaron declaración. "Contratarán a los mejores, ahí hay dinero", sostienen los familiares de Laura, que han designado igualmente a una letrada para que asista a los interrogatorios judiciales.

Mientras el municipio de Toén mantiene sus tres días de luto y una gran tensión por razones de vecindad entre la víctima y el detenido -el padre del sospechoso es concejal del PP y el abuelo de Laura fue candidato por el PSOE-, la familia de Laura Alonso atraviesa los peores momentos de la tragedia. Sus padres se mostraban ayer especialmente abatidos por no haber recibido autorización de Sanidad para celebrar el velatorio, debido al avanzado estado de descomposición en que se encuentran los restos de la joven.

Una semana después de la desaparición de la joven y tras la conmoción del encuentro del cadáver y la posterior detención de un vecino, la madre se vino ayer abajo. "Me la entierran como a un ladrón", lloraba al conocer que no podría velar a su hija, "como hace todo el mundo".

Una foto del acusado mostrada por un conocido suyo. / DIEGO LEMOS

Amigos y familiares de Laura Alonso, ayer, frente al Palacio de Justicia de Ourense. / DIEGO LEMOS

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana