Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bronca al PP por proponer que se bajen impuestos a los yates

"Con mociones como ésta, nadie se cree que en el PP estén los defensores del centrismo y de los cuatro millones de parados". No es común en el Senado que, además de rechazar una propuesta, los grupos se pongan de acuerdo para pegarle la bronca al partido que la respalda. Pero con estas palabras expresó ayer la senadora del PSC Judith Alberich su irritación ante una moción del PP que pedía la eliminación del impuesto de matriculación para barcos de recreo.

El PP se justificaba en que el sector náutico de recreo da trabajo a 115.000 personas, empleos que peligran si no se compran yates. La mayor carga impositiva en España hace que sea un 40% más caro comprar un yate que, por ejemplo, en Italia, según explicó el senador del PP Miguel Pérez de Juan. Pero obvió la indudable incomodidad estética de lo que planteaba. Todos los demás grupos se encargaron de recordárselo, y el PP se quedó solo con su propuesta.

"¿Cómo puedo ser suave, señorías?", anunció la senadora Alberich. "En una situación como la que estamos viviendo, presentar una moción para ayudar a aquel que tiene algo más de 300.000 euros, como mínimo, para comprarse una embarcación de recreo y pasarse el veranito tostadito con la paella en la playa, me parece de vergüenza". El que tenga dinero para un yate y una mansión "que se lo pague", bramó la senadora catalana. "Normalmente, suelo ser más moderada, pero es que me molesta mucho esto".

"Su excusa es de lo más peregrina", dijo Ángel Luis Lacueva (PSOE). "Ustedes pretenden crear un paraíso del lujo en España", bajando impuestos "al ocio y la suntuosidad". Lacueva terminó por calificar la propuesta de "inmoral". Lacueva preguntó al PP "si también sugeriría una rebaja de impuestos al caviar y el champán para que fueran más baratos en el yate".

Hasta CiU, que está de acuerdo en bajar impuestos, votó en contra. Pérez de Juan respondió a todos que no habían entendido la moción. Que él no se refería a yates de lujo, sino a barcos de sólo 60.000 o 70.000 euros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 19 de junio de 2009