Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Un pasaporte para televisión

Imanol Ortiz gana el certamen Eiken Bank con un programa sobre el paro - ETB-2 emite ya el programa vencedor en la anterior edición

"Es una oportunidad para hacer contactos y promocionar mis proyectos". Imanol Ortiz (Bilbao, 1973) ganó el pasado martes la segunda edición de Eiken Bank, el concurso de ideas del Cluster Audiovisual de Euskadi. Competía con otros 54 creativos, la mayoría estudiantes o profesionales de la industria audiovisual, cada uno con una propuesta televisiva innovadora. El premio le supondrá 4.000 euros y un pasaporte para la industria audiovisual: EITB y K 2000, productora de espacios como Pásalo, le permitirán llevar su idea a la programación de la televisión autonómica.

El pasado 2 de mayo, ETB-2 estrenó Pintxos, el desarrollo de la idea con que Alazne Páramos (Bilbao, 1977) ganó el año pasado. Este programa de cocina se emite los sábados a las 14.30.

El primer corto de Ortiz se incluyó en el catálogo Kimuak de hace seis años

"Artículo 35' está en las antípodas de la 'telebasura': entretiene, pero deja un poso"

El programa de Ortiz, diplomado en Filología Alemana por la UPV, se llama Artículo 35. "Es lo que ahora se llama un coaching show, al estilo de Supernanny o Hermano mayor", explica. En este tipo de programas, la cámara acompaña a uno o varios protagonistas que tienen que recibir un entrenamiento para superarse a sí mismos. Artículo 35 lo hará con desempleados. El jurado valoró "la originalidad y la viabilidad comercial de este proyecto".

"Habrá distintos perfiles de parados, acompañados de un presentador-motivador y de varios especialistas que les ayudarán a mejorar en los procesos de selección laboral", explica Ortiz, quien ve su idea en las antípodas de la telebasura: "Es entretenimiento, pero deja un poso. Cuando hablas con la gente, te das cuenta de que casi nadie sabe hacer un currículum".

Ortiz encontró la inspiración en su propia vida cotidiana. Lleva varios meses parado, aunque pronto dejará de estarlo. El premio incluye una beca para trabajar cuatro meses en prácticas en la citada productora desarrollando su idea.

Páramos, licenciada en Periodismo también por la universidad pública vasca, rechazó esa beca por motivos laborales y se desvinculó bastante de la producción de Pintxos y de las modificaciones que introdujo K 2000. Pese a ello, se muestra "orgullosa" de su criatura. "Al final, ha sido una cosa diferente a la que había planteado, pero está funcionando", con picos de audiencia de hasta el 20%, apunta.

Páramos empezó en la radio, después escribió guiones para series como Aquí no hay quien viva y ahora trabaja en un empresa de contenidos para Internet.

Ortiz había orientado hasta ahora sus esfuerzos hacia el cine. Su primer corto, Expreso nocturno, se incluyó en 2003 en Kimuak, el programa impulsado por Cultura para difundir los cortometrajes vascos. Pese a haber sido premiados, ambos miran con pesimismo su profesión: "Se trata fatal a los guionistas. Hay poco trabajo y mal pagado".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 13 de junio de 2009