Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Sector bancario

La banca obliga a los embargados a pagar la devaluación de su vivienda

Miles de morosos deben abonar la diferencia entre la valoración antigua y la actual

Los excesos se pagan. España no ha desarrollado un amplio mercado hipotecario fuera del balance de la banca y del control regulatorio, como EE UU. Pero organizaciones de consumidores sí denunciaron durante el boom la laxitud de las entidades financieras en la concesión de hipotecas, así como prácticas que consideraron, cuanto menos, abusivas. A miles de ciudadanos, por ejemplo, hoy no les basta con devolver las llaves de su casa para cancelar la hipoteca. El piso ha perdido valor, y además de entregar su vivienda, deben cubrir con el resto de su patrimonio la parte que el banco no podrá recuperar con el piso.

Stalin Pérez compró hace tres años un piso en Villa de Vallecas (Madrid). Su banco le dio un préstamo de 244.000 euros. Este ecuatoriano de 36 años el año pasado se quedó en paro. Vendió el negocio que tenía, pero no fue suficiente. El banco le embargó el piso. "Me dijeron que no bastaba, que la vivienda había perdido valor y que lo subastaban por 150.000 euros. Y que la diferencia la debía pagar yo", afirma.

Los registradores detectan ahora más cláusulas abusivas en los contratos

Las entidades de usura reaparecen por el cierre del grifo hipotecario

Fuentes bancarias consultadas se remiten a la ley. "En España no sucede como en EE UU. Allí el cliente entrega el piso y se cancela su hipoteca. Aquí debe responder con el resto de su patrimonio", afirman. Desde la Asociación Hipotecaria explican que el banco puede recuperar el impago por vía hipotecaria o judicial, aunque lo más habitual es el "procedimiento hipotecario". "En caso de no ser suficiente el valor del bien ejecutado para pagar la deuda, puede recurrir a completar el cobro con cargo a otros bienes patrimoniales del deudor", añaden.

El directivo de una caja catalana dice que esta práctica "ocurre poco", pero abogados y consumidores opinan lo contrario. "Varias entidades realizan daciones en pago, se quedan con el piso y cancelan la hipoteca. Pero el tasador, en ocasiones el mismo que la valoró antes, fija que la vivienda vale menos. Y la diferencia debe cubrirla el deudor con otro crédito", dice la abogada de Col·lectiu Ronda, Montse Serrano.

Un grupo de familias barcelonesas se ha agrupado en la asociación Afectados por la Hipoteca, que denuncia estas ejecuciones. Su portavoz, Ada Colau, exige a las administraciones que obliguen a la banca a renunciar a parte de la deuda para que el afectado pueda quedarse con el piso a precio de vivienda protegida.

El presidente de la Asociación de Usuarios de Bancos, Cajas y Seguros (Adicae), Manuel Pardos, recuerda que hace dos años "las entidades daban hipotecas por más del 80% del valor de tasación para que se pudieran cubrir otros gastos". "La valoración estaba inflada y ahora está muy rebajada. Y eso lleva a estos casos", asegura. Según Adicae, el 65% de las entidades daba hace apenas un año préstamos por encima del 80% del valor de tasación.

Los registradores también se emplean a fondo contra los excesos hipotecarios. Fuentes de este colectivo explican que en época de crisis afloran los créditos con cláusulas abusivas, puesto que ahora es cuando se ejecutan. Un registrador catalán agrega que, ante el cierre del grifo del crédito, recibe más hipotecas de entidades de usura. "El 99% de las hipotecas que llegan las dan cajas y bancos, y sólo un 1% son de casas de usura. En cambio, la mitad de los procedimientos de ejecución proceden de usureros", asegura.

Otro registrador lo confirma: "Pulimos el 100% de las hipotecas". Aun así, la Dirección General de los Registros y del Notariado consideró, en una resolución del año pasado, que los registradores no deben tocar los contenidos pactados entre las partes. El texto legal, recurrido por asociaciones de registradores y consumidores, se dictó tras una polémica hipoteca de la que una registradora de Falset (Tarragona) excluyó la conocida como necrocláusula. Según publicó el Boletín Oficial del Estado, la hipoteca, de Caja Madrid, fijaba como causa de vencimiento anticipado del préstamo la muerte del avalador, en este caso el suegro. "Insubsanable", determinó la registradora.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Martes, 10 de marzo de 2009