ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

domingo, 22 de febrero de 2009

La morosidad acelera las fusiones

La operación de Unicaja con CCM es un modelo para las que llegarán este año

El crecimiento del paro ha deslumbrado en 2008. En un año, un millón de nuevos parados. Su velocidad ha golpeado directamente a la morosidad. O mejor dicho, a las entidades financieras, las que la sufren directamente. Es la tradición. Sólo en enero, en las cajas de ahorros ha subido en 6.000 millones de euros. Y no ha habido grandes suspensiones de pagos inmobiliarios. Comienza a notarse el perdigoneo del paro. Y son las cajas las que más lo reciben. Tanto que los más veteranos del sector aventuran una solución: "Se necesitarán fusiones".

En enero, las cajas han pasado de tener problemas de liquidez a enfrentarse al riesgo de falta de solvencia. Por primera vez desde que empezó la crisis financiera, en enero se ha duplicado la morosidad que tenía el sector de media en 2008.

En el sector creen que el Gobierno debería tener un plan de intervención

Los expertos creen que sobran 13.000 oficinas, un tercio de la red actual

La acentuada caída del mercado inmobiliario, unida al ascenso del paro han complicado la situación. En el cuarto trimestre del año pasado, las 45 cajas ganaron seis millones. Es decir, han pasado de conseguir 2.280 millones de media trimestral a seis millones. Las entidades justifican el hundimiento por los 10.000 millones de provisiones, 2.000 millones de ellas "voluntarias", pero a más de uno se le han puesto los pelos como escarpias. Lo peor de este recorte de beneficios es que no ha servido para frenar la caída de la cobertura de la morosidad, que ha bajado desde el 74% de septiembre hasta el 60% de diciembre.

Con este panorama, y tras reuniones al máximo nivel entre el Banco de España, el Ministerio de Economía y algunos ejecutivos de entidades relevantes, se ha decidido actuar. El primer paso, acelerar la absorción de Caja Castilla-La Mancha por parte de Unicaja. La operación salva a la entidad más afectada por la morosidad inmobiliaria (más de 8.000 millones de crédito a promotores, el 40% de la cartera, con 1.000 millones de capital) y permitirá perpetuar a Braulio Medel como presidente de Unicaja, tras 22 años en al mando. Las dos cajas de Extremadura (Caja Extremadura y Caja Badajoz) son las siguientes en la lista.

La operación entre Caja Castilla-La Mancha y Unicaja es un modelo para las que lleguen después. Muchos creían casi imposible las fusiones de cajas de diferentes autonomías. Ha bastado con presentar a las autoridades el duro panorama de un barco pequeño en mitad de la tormenta financiera para que se ablanden las posturas más duras. Fuentes de la Confederación de Cajas (CECA) reconocen que ha llegado el momento de la "segunda reconversión del sector. En la década de los ochenta, se fusionaron la mitad de las entidades. Ahora llega la segunda oleada".

Al margen de las fusiones, el Gobierno también ultima el reglamento que le permitirá reforzar el capital de cajas y bancos. Juan Ramón Quintás, presidente de CECA, ha pedido al Gobierno "que si en Europa se inyecta capital a las entidades, también se haga a las cajas de ahorro para competir en igualdad de condiciones".

Algunos veteranos creen que la fuerte oleada de morosidad "puede añadir 100.000 millones -el 30% del crédito concedido a promotores- a los 60.000 millones actuales. Estas cifras hacen que no sean suficientes las inyecciones de capital. Se necesitarán fusiones", recalcan. Según estas fuentes, sobra el 30% de la "capacidad instalada. Es decir, se deberían cerrar 13.000 oficinas de las 43.000 actuales", lo que supone prescindir de más de 50.000 empleos. Los expertos coinciden en que esta crisis exige una reducción del volumen de créditos. También apuntan la necesidad de que el Gobierno y el Banco de España cuenten con un plan de intervención para el sistema financiero, "que exige un amplio consenso político, algo que parece difícil hasta después del 1 de marzo".

¿Cómo se puede atajar una crisis financiera? Los ejecutivos de bancos y cajas explican que lo normal sería que los bancos y cajas medianas lideraran las fusiones con los más pequeños. Sin embargo, algunas entidades de este grupo -tanto bancos como cajas- no están en su mejor momento. Incluso quizá alguno de ellos pueda acabar fusionado con uno de los grandes.

Otra posibilidad es crear el "banco malo", donde se agrupen los peores créditos al ladrillo. También existe la posibilidad de que el Estado "garantice una parte de la morosidad para evitar que se coma el capital (y por lo tanto la solvencia) de las entidades", dicen en el sector. En Estados Unidos ya está funcionando. Los expertos coinciden en que los recursos del Fondo de Garantía de Depósitos, unos 7.500 millones, son útiles, pero insuficientes.

¿Es mala la situación del sector? Basta revisar el margen de explotación de las cajas, que mide la marcha del negocio típico. En el cuarto trimestre ascendió 2.400 millones. Si la morosidad continuara a un ritmo de 5.000 millones mensuales, deberían provisionar unos 1.375 millones, sólo por las nuevas entradas. Es decir, "la velocidad de entrada de la morosidad es superior a la capacidad de hacer provisiones. La cobertura puede caer hasta niveles preocupantes", apunta Íñigo Vega, analista de Iberian Equities.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana