Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un túnel de ocho kilómetros llevará el AVE hasta el centro de Vigo

Más de 500.000 metros cúbicos de escombros serán vertidos en canteras

La vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, puso ayer en funcionamiento la tuneladora A Miñoca, que, con A Lebre, realizarán la excavación del doble túnel que permitirá el acceso a Vigo del AVE desde el Val das Maceiras, en Redondela. "Hoy es un día de intensa emoción y confianza frente al pesimismo", afirmó el presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño, que acompañó a la vicepresidenta junto con el delegado del Gobierno, Manuel Ameijeiras, la conselleira de Política Territorial, María José Caride, y los alcaldes de Vigo y Redondela, Abel Caballero y Xaime Rei, entre otras autoridades.

"Estoy segura de que A Miñoca y A Lebre nos van a llevar muy lejos", afirmó Fernández de la Vega tras glosar las inmensas dimensiones de las tuneladoras. Son del mismo tipo que las que excavaron los túneles del Guadarrama y pueden llegar a alcanzar un rendimiento de 500 metros/mes, que, teniendo en cuenta las paradas de mantenimiento, serán unos 350 metros mensuales.

MÁS INFORMACIÓN

El doble túnel atravesará el monte de A Madroa y terminará, al cabo de 8.266 metros, en la nueva estación de Vigo, a una cota 15 metros inferior a la actual. El trazado en planta es prácticamente rectilíneo, con 200 metros de tierras encima (355 en A Madroa). La sección, circular, tiene 8,50 metros de diámetro, los ejes de ambos túneles estarán separados 30 metros y cada 400 metros estarán conectados por galerías transversales.

El Ministerio de Fomento y la concesionaria que realiza las obras han evitado concretar, pese a la insistencia de EL PAÍS durante la última semana, el volumen de escombros que generará la excavación. La resolución de la Dirección General de Cambio Climático que decidió no someter la obra a evaluación de impacto ambiental señala, no obstante, que el túnel generará 300.000 metros cúbicos y el vaciado de la zona de la estación donde desemboca, otros 459.000 metros.

De los primeros 300.000 se reutilizará el 80-90% para la fabricación de las dovelas del túnel y otros materiales, de modo que el escombro no apto será inferior a 100.000 metros cúbicos, que serán depositados, junto con los otros 459.000 metros, no aptos para reutilizar, en "vertederos situados en la zona septentrional de Porriño [canteras abandonadas], con capacidad suficiente [500.000 metros cúbicos] para absorber los excedentes". "También se podrán emplear las canteras situadas en los alrededores del futuro polígono industrial Mos, con capacidad para 400.000 metros cúbicos", dice la misma resolución, que también refiere la rehabilitación posterior de las canteras.

Esos datos, que Fomento ha evitado confirmar, evidenciarían la gratuidad del importante problema medioambiental que representa el tratamiento de los escombros en el área de Vigo, donde menudean los vertederos clandestinos, incluso de residuos de las industrias del granito.

Pero "este túnel y todo el Eje Atlántico van a hacer realidad una gran obra, una obra soñada por muchos que nos precedieron", afirmó ayer la vicepresidenta del Gobierno, que aludió también a su contribución a "una idea de EspEaña mejor vertebrada, más equilibrada, más cohesionada" y que en dos años será el país con más kilómetros de alta velocidad del mundo.

"Asistimos a la mayor transformación de la historia de Galicia", exaltó Touriño, reconociendo el "ejemplo de cohesión y solidaridad sin precedentes" que está dando el Gobierno, "comprometido como ningún otro con nuestra tierra". De los seis millones de euros invertidos en el AVE hasta 2004, a los más de 700 millones que suman lo desembolsado hasta hoy, apuntó Touriño a modo de ejemplo. "En tiempos de crisis hemos de darnos cuenta de nuestras fortalezas. No hay lugar para el pesimismo, el de hoy es un acto que convoca a la esperanza", añadió el presidente de la Xunta, convencido de que el AVE marca una Galicia en la que "nada será ya igual". De los 155,6 kilómetros del Eje Atlántico Vigo-A Coruña, ya están en servicio 63,5; salvo 2,3 kilómetros del acceso de Vigo, cuyo proyecto está en redacción, el resto está en obras.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 12 de febrero de 2009