Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Educación confirma que propondrá cambiar el calendario escolar del curso próximo

Sopesa adelantar el primer día de clase y hacer un descanso en invierno

La Generalitat hará una propuesta de nuevo calendario para escuelas e institutos en los próximos días. El Departamento de Educación ya tiene hecha una primera propuesta de modificación del calendario. Y la pondrá sobre la mesa en una próxima reunión del Consejo Escolar, donde se sientan las familias de alumnos, los sindicatos, los empresarios y la Generalitat. Lo confirmó ayer el consejero de Educación, Ernest Maragall.

El Consejo Escolar es el órgano de debate de las propuestas educativas. Ha sido convocado por la Generalitat a una primera reunión el cuatro de febrero para abordar el calendario del curso que viene (véase EL PAÍS de ayer). Se han fijado otras dos reuniones más a lo largo de febrero para debatir el asunto.

Maragall dijo ayer que quiere abrir un debate sobre el calendario con "consultas formales" en el que participen todos los miembros del Consejo Escolar. El consejero no avanzó cómo quedará su propuesta de calendario. Aun así, diversas fuentes del consejo consultadas dicen que se está considerando avanzar el arranque del curso un mínimo de una semana para poder ganar unos días y hacer un descanso escolar, probablemente en febrero.

Tradicionalmente, el curso no empieza antes de la Diada Nacional de Catalunya. Este curso, como la Diada cayó en jueves, el curso no empezó hasta el lunes 15. El próximo curso la Diada caerá en viernes y si se sigue la costumbre de los últimos años el primer día de curso sería el 14, lunes.

En España el curso empieza entre el 6 y el 17 de septiembre. El seis en Canarias y el 17 en Andalucía. Y en el resto de Europa hay de todo: desde países nórdicos que empiezan en agosto, como Holanda y Finlandia, hasta otros que empiezan a mediados de septiembre, como Italia, Bulgaria y Portugal, según datos de la Comisión Europea.

Las familias llevan tiempo en contra de que las vacaciones de verano se prolonguen para los alumnos desde el 23 de junio hasta mediados de septiembre. Varias fuentes sindicales que hasta ahora se mostraban más reticentes al cambio señalan ahora que se puede aceptar un adelanto del inicio de curso, siempre y cuando los docentes dispongan del tiempo necesario para preparar las clases. Ahora los profesores se incorporan a principio de septiembre. Un adelanto de una semana podría dar tiempo a preparar las clases, dicen estas fuentes, pero si es de más días no, coinciden estas fuentes.

Las empresas también tienen algo que decir en un cambio de calendario. Fuentes empresariales recalcan que una nueva parada escolar podría causar problemas a algunos padres y, de rebote, a las empresas. Por eso, dicen que se deben crear nuevas actividades extraescolares durante los días en que no haya clases.

El consejero Maragall visitó ayer la escuela Arenal de Llevant, en el barrio de Poblenou de Barcelona, acompañado por la ministra de Educación, Mercedes Cabrera. El material básico de aprendizaje utilizado en este centro son las nuevas tecnologías de la información y no se usan libros de texto. El centro dispone de ordenadores en todas las aulas, la mitad de ellos portátiles.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 30 de enero de 2009