Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Vía Láctea gira mucho más rápido de lo que se creía

Abróchense el cinturón, nuestra galaxia gira más rápidamente, es más masiva y está en mayor riesgo de colisionar con otras de lo que se creía. Si aumenta la velocidad, aumenta también la masa, en este caso nada menos que en un 50%, lo que la coloca en una situación de igualdad con Andrómeda, una galaxia cercana. Las últimas medidas astronómicas de gran precisión indican que el Sistema Solar en que nos encontramos está a unos 28.000 años luz del centro de la Vía Láctea y gira alrededor del agujero negro central a una velocidad de 960.000 kilómetros por hora, superior en 160.000 kilómetros por hora a la calculada anteriormente. Además, los astrónomos creen que en la Vía Láctea hay cuatro brazos en espiral en vez de los dos conocidos, en los que se forman nuevas estrellas.

Las nuevas medidas forman parte de un programa de observación a largo plazo con la batería de radiotelescopios VLBA de Estados Unidos y se han presentado en la reunión anual de la Asociación Americana de Astronomía en California. El mismo equipo ha presentado también las primeras observaciones de estrellas recién nacidas, situadas tan cerca del agujero negro que los astrónomos no encuentran explicación para ello. Las imágenes, obtenidas igualmente con radiotelescopios, de dos protoestrellas a menos de 10 años luz del centro galáctico, indican que el gas molecular en esa zona debe de ser más denso de lo que se creía, de forma que su gravedad supere la atracción del agujero negro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 6 de enero de 2009