Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Reportaje:

Ángel Acebes inaugura bufete

El ex 'número dos' del PP es uno de los 35 diputados autorizados a ejercer de abogado y acaba de abrir despacho

Apenas acude a las sesiones de control al Gobierno y no aplaude con tanto entusiasmo como antes a su líder, Mariano Rajoy, pero Ángel Acebes sigue siendo un disciplinado diputado del PP por Ávila. No falla una votación y ha presentado 121 preguntas escritas sobre asuntos de su provincia, incluida la falta de medios en las taquillas de Renfe.

Sin embargo, ahora sólo es parlamentario raso. Por decisión propia -renunció a ser vicepresidente de la Mesa cuando se lo ofreció Rajoy, en un claro gesto de distancia- ya no tiene ninguna atribución extraordinaria. Ni cargos, ni sueldos. Cobra, como todos los diputados rasos, menos de 60.000 euros brutos al año. España está entre los países que menos pagan a sus parlamentarios. Por eso el ex número dos del PP y ministro de Justicia e Interior ha decidido buscarse la vida por su cuenta. Acebes pidió y obtuvo, según fuentes de su entorno, la autorización del Congreso para ejercer de abogado, profesión que apenas practicó, ya que muy joven se dedicó de lleno a la política, primero como concejal y después como alcalde de Ávila. Y acaba de abrir un despacho en una céntrica y lujosa calle de Madrid.

Acebes se convierte así en uno de los 35 abogados a los que la Comisión del Estatuto del Diputado ha autorizado a ejercer su profesión. Compatibilizar el escaño con la abogacía es casi una tradición en el Congreso, que siempre ha sido muy flexible a la hora de autorizarlo. El órgano que lo decide está compuesto por diputados, y los grandes partidos se apoyan en cuestiones como ésta.

El único requisito que suele exigir el Congreso es el de que no se hagan tratos con la Administración. Por eso Acebes ha decidido especializarse en derecho privado (que se ocupa de relaciones entre particulares, e incluye el mercantil). El ex secretario general, que aparece en el retrato como ministro de Justicia recién inaugurado con la toga de abogado, ya ha empezado a tratar casos, según fuentes de su entorno.

Acebes, que no se ha planteado dejar el escaño porque quiere seguir en política, no se quedará sólo como abogado. El ex ministro está esperando la resolución de la batalla interna de Caja Madrid para aceptar el puesto que le ofrecieron en julio como consejero de la Corporación Cibeles, que integrará las empresas de servicios financieros del grupo. La creación de Cibeles se está retrasando por la mala situación de la bolsa, pero el presidente, Miguel Blesa, amigo de José María Aznar y del propio Acebes, tiene un compromiso con el Banco de España para sacarla antes de final de año.

El entorno de Acebes está convencido de que es compatible ser consejero de Cibeles y diputado, aunque la ley parece decir lo contrario. Pero como no se ha creado, aún no ha habido solicitud formal de autorización.

Otro diputado del PP muy conocido y amigo de Acebes, y ex ministro de Justicia como él, también compatibiliza, como otros 35, el escaño y la abogacía. Es José María Michavila, miembro del Comité Ejecutivo del PP -Acebes rechazó también estar en ese órgano- y a la vez representante legal de cantantes como Alejandro Sanz o Shakira. Michavila se prepara, además, según el diario Negocio & Estilo de vida, para crear un family office -empresa de gestión de patrimonios familiares- con Daniel de Fernando, ex responsable de BBVA Patrimonio, negocio que también compatibilizará con su puesto de diputado por Valencia.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Martes, 28 de octubre de 2008