ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

sábado, 18 de octubre de 2008
La recuperación de la memoria histórica

Los sobrinos de Lorca, divididos

Fernández Montesinos está dispuesto a emprender acciones contra Garzón - García Lorca insiste en que no se opondrá a la exhumación de la fosa

Cuando todo el mundo, de Granada a Nueva York, había aplaudido la disposición de la familia García Lorca respecto a la exhumación de la fosa del poeta, Manuel Fernández Montesinos, uno de los sobrinos ha roto la baraja. Ahora sostiene que abrir la fosa es una profanación y que estudia utilizar recursos legales para impedirlo.

Se trata de un paso atrás con respecto a la posición fijada por todos los herederos en un comunicado el pasado 18 de septiembre. Entonces, tanto Laura García Lorca, presidenta de la Fundación y portavoz de la familia, como él mismo aseguraron que no se opondrían a la decisión ni a las acciones que el juez Baltasar Garzón emprendiera. Matizaban que no era su deseo, pero aseguraban que no entorpecerían el proceso con iniciativas legales.

Ayer, aquella posición conjunta, pensada, debatida y acordada por todos los herederos en largas reuniones familiares antes de salir a la luz, quedó resquebrajada por las declaraciones de Manuel Fernández-Montesinos, hijo de Concha, la hermana de Federico, y de Manuel Fernández-Montesinos Lustau, que fue el último alcalde socialista de Granada durante la República, y también fue asesinado por los sublevados. "Abrir la fosa sería una profanación", decía. "No tiene que venir un juez a decirnos que Franco o Queipo de Llano eran unos asesinos", añadió. "Estudiaremos acciones legales para impedirlo", anunciaba en la Cadena SER.

Esta última afirmación sorprendió a Laura García Lorca, también sobrina carnal del poeta, hija de Francisco y Laura de los Ríos, que consultada por EL PAÍS, mostraba su sorpresa ante las declaraciones de su primo y se ceñía a lo expuesto semanas antes en la entrevista que mantuvo con este periódico y en el comunicado posterior. "No ha cambiado nada mi posición ni la de la familia de no obstaculizar las acciones de Garzón. Acabo de hablar con mi primo Manuel y tengo que decir que las declaraciones que ha hecho son a título personal", aseguró.

La verdad es que la nueva posición de Fernández Montesinos parece asombrosa. Más después de haber declarado en este diario el 21 de septiembre lo siguiente: "Creemos que cada uno puede hacer lo que estime más conveniente. Por supuesto respetaremos todas las decisiones judiciales". Fernández-Montesinos siempre se ha mostrado preocupado por la repercusión mediática de la supuesta excavación y reclamaba entonces respeto. "Exigimos privacidad absoluta, que no se convierta aquello en un tenderete con cámaras. Para nosotros, aquel lugar es un santuario civil, nos resultará molesto, incluso vejatorio, remover, pero no nos opondremos", recalcaba.

La nueva postura del que fuera presidente de la Fundación García Lorca antes de pasar este puesto a Laura pone de manifiesto una división entre sus herederos más directos. Son seis sobrinos carnales del poeta los que fijaron la posición anterior. Tres hijas de Francisco y Laura de los Ríos: Isabel, Gloria y Laura, y otros tres hijos de Concha y Fernández-Montesinos: Manuel, Conchita y Vicenta.

Laura García y Manuel Fernández-Montesinos, en la Fundación García Lorca, el 17 de septiembre. / GORKA LEJARCEGI

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana