Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Belloch lidera un frente de alcaldes para pedir más dinero al Ejecutivo

Las seis mayores ciudades estudian una respuesta común al recorte de Hacienda

El alcalde de Zaragoza, el socialista Juan Alberto Belloch, ha convocado a los concejales de Hacienda de las seis mayores ciudades de España -Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla, Málaga y la propia capital aragonesa- el próximo día 9 en el ayuntamiento maño, según confirmaron fuentes municipales. El objetivo es estudiar una respuesta común a la propuesta de presupuestos avanzada por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, que recorta el fondo estatal para los ayuntamientos el año próximo.

El presidente de la FEMP echa un capote a Solbes: "Hay que arrimar el hombro"

Las seis grandes ciudades suman 7,5 millones de habitantes, casi una quinta parte de la población española. Tres de ellas están gobernadas por el PP (Madrid, Valencia y Málaga); las otras tres, por socialistas (Barcelona, Sevilla y Zaragoza). Las dificultades económicas que atraviesan las corporaciones locales han hecho aparcar la lucha partidista. De hecho, quien ha tomado la iniciativa de la reunión es un socialista: Belloch. Los ayuntamientos temen que, enfrascado en la negociación por la financiación de las autonomías y acorralado por la crisis económica, el Gobierno se olvide de los municipios.

El Ministerio de Economía y Hacienda, dirigido por Pedro Solbes, presentó el pasado 31 de julio su proyecto de Presupuestos para 2009 a la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP). En el documento figura un incremento presupuestario del 6,3% respecto a este año, pero sólo porque Hacienda incluye en 2009 los 2.200 millones que debe a los ayuntamientos de la recaudación de 2007. Excluyendo esa partida, la aportación estatal nueva destinada a los municipios baja por primera vez en cinco años, cuando se instauró este sistema de financiación.

El presidente de la FEMP, el socialista Pedro Castro, que hace tres meses anunció "una guerra" de los alcaldes si el Gobierno no escuchaba sus reivindicaciones económicas, suavizó ayer el tono después de reunirse con el secretario de Política Municipal del PSOE, Antonio Hernando. "Estamos dispuestos a apretarnos el cinturón y arrimar el hombro, hay que ser solidarios en esta situación de crisis", señaló Castro; y a continuación respaldó la interpretación gubernamental de que el presupuesto para los ayuntamientos subirá en 2009.

Posteriormente, matizó esas declaraciones: "Sabemos que el 6% de incremento que vamos a recibir no es por presupuesto nuevo sino por el dinero que se nos debe de 2007. Vamos a pelear para mejorar esta propuesta de Hacienda; y, desde luego, si el Gobierno nos ha engañado, a mí me va a tener enfrente, en primera línea. Lo que yo he querido decir es que nuestra prioridad no son los presupuestos de 2009 sino la reforma del modelo de financiación local, que es una negociación paralela y que queremos que esté lista antes de fin de este año. Hay que dar margen al diálogo", afirmó Castro.

Una estrategia con la que no están de acuerdo todos los ayuntamientos. "Los Presupuestos de 2009 son importantes, y mucho: hay municipios que están al borde de la asfixia económica", afirma otro dirigente de la FEMP.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Jueves, 4 de septiembre de 2008