ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

martes, 19 de agosto de 2008
Entrevista:JAVIER LIMÓN | Músico y productor | VIENE DE PRIMERA PÁGINA... LAS DESCARGAS ILEGALES

"Es necesaria una ley implacable"

Lleva tiempo agitada la industria discográfica. Las compañías pierden dinero a espuertas, y eso sucede porque la gente ya no quiere pagar por la música y se ha acostumbrado a descargarse todo gratis por Internet. Las nuevas tecnologías están cambiando los hábitos de consumo.

"Hasta el punto de que no se sabe muy bien en qué soporte escucharán la música nuestros hijos", comenta Javier Limón. ¿En el teléfono móvil, en el reproductor de MP3, seguirán los discos compactos, volverá el vinilo, habrá otras novedades?

"Nunca como ahora la música ha estado tan presente en la vida de la gente"

Las descargas ilegales de música han producido una grave crisis en la industria discográfica y conflictos por los derechos de autor.

Javier Limón es actualmente uno de los productores más solicitados en España. Pero en este negocio es mucho más: intérprete, compositor, ingeniero, letrista. Lo que haga falta. Estuvo ahí, con Fernando Trueba, grabando el encuentro entre Bebo Valdés y Diego el Cigala en Lágrimas negras, que tan bien supo conectar con la gente. Pero lo suyo viene sobre todo del flamenco, y ha trabajado con los más grandes -Paco de Lucía y Enrique Morente- y con muchos otros. En su compañía, Casa Limón, las alegrías se las ha dado sobre todo Concha Buika, que está inmensa en los dos discos que ha hecho con él y que se han vendido muy bien (ya van 150.000 copias del primero). Conviene decir que Limón ha trabajado con Calamaro, Ana Belén, Lolita, Carlinhos Brown, Luz Casal... Así que sabe de lo que habla cuando dice: "Nunca como ahora la música ha estado tan presente en la vida de la gente".

Así que cada vez se escucha más música, a pesar de los problemas. "La tecnología ha ido mucho más rápido que la legislación. Y hacen falta unas leyes más duras y eficaces que combatan la piratería. Sobre todo la que deriva de las descargas por Internet". Javier Limón cree, además, que las cosas en este punto están peor en España, "donde no se emprenden iniciativas comunes y cada cual va por su cuenta: músicos, managers, las sociedades de gestión de derechos, la industria, las editoriales, los promotores de conciertos...".

"Con un equipo casero de 2.000 euros se puede grabar ahora un disco de máxima calidad", explica. "Para hacer música lo importante es el talento. Sólo fueron necesarios un micrófono y una orquesta para registrar las joyas que hicieron Gardel y el primer Sinatra. La variedad tecnológica que existe ahora va a producir una variedad artística, y llegará el momento en que cada tipo de música se adaptará al cliente. Quiero que mi música esté ligada a un objeto. Quizá porque procedo de una cultura que valoraba el objeto: tocarlo, mirarlo, tenerlo".

Un buen programa de edición musical (Protools, Cubase, Logic) para grabar, "luego mejor hacer las mezclas de manera analógica y no digital", y editar el disco en el formato que convenga. "Ahora pueden saltarse todos los gastos de los intermediarios", dice. "Pero no hay nada como un estudio, donde todo el mundo puede tocar a la vez, pero eso cuesta mantenerlo". Por eso la necesidad de una legislación más implacable, para que los que crean la música no sean los más desamparados.

Nuevas tecnologías, nuevas posibilidades, gastos menores. Limón fue sofisticando su manera de grabar conforme le iba llegando algo de dinero. "Empecé con un micro, poco más", recuerda. Ahora tiene su propio estudio y el margen suficiente para hacer lo que quiera. Por ejemplo, crear su propio sello: Casa Limón. Un patrocinador, la cerveza gallega 1906, y total independencia creativa. No persigue ventas millonarias, pero sí convertirse en una referencia de producto bien hecho. "Creo que el futuro pasa por la variedad, por lo pequeño, por las músicas de raíz, por una cuidada elaboración".

¿Y la televisión? "Se ha impuesto Operación Triunfo, que predica una idea: cualquiera debe cantar cualquier tipo de canción. Creo que eso es la antimúsica: acaba con la personalidad de los intérpretes y fabrica clones de los cantantes de éxito".

"Han sido muchos cambios y demasiado rápido, pero la tormenta pasará y acabará esta locura que han producido las nuevas tecnologías. Las leyes, que ahora van tan lentamente, ya se habrán hecho notar, y se frenará el abuso de las descargas ilegales". Mientras todo eso llega, Limón trabaja. Graba canciones populares con Ainhoa Arteta, prepara un álbum dedicado a la poesía de Dulce Chacón y termina su contribución musical a Sólo quiero caminar, la nueva película de Agustín Díaz Yanes.

Javier Limón ha respondido a la crisis con una modesta iniciativa, la de hacer discos de músicas de raíz con un sello pequeño. / CRISTÓBAL MANUEL

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana