Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dinamarca, primer país de la UE que entra en recesión

El desplome inmobiliario agrava la crisis en la economía nórdica

Dinamarca ha sido la primera economía de la Unión Europea en ceder al embate de la crisis. La oficina estadística de este país acaba de revisar los datos para concluir que el valor del PIB danés retrocedió en el cuarto trimestre del año pasado (fue un 0,2% inferior al valor del tercer trimestre) y en el primer trimestre de este año (un 0,6% menos que entre octubre y diciembre de 2007). Al enlazar dos trimestres consecutivos de marcha atrás, Dinamarca ha entrado en recesión, según el criterio más extendido entre los economistas.

La economía nórdica ya estaba en el punto de mira de los expertos, que la situaban junto a Reino Unido, Irlanda y España como los países europeos que más van a sufrir por esta crisis de tres cabezas (escalada del petróleo, sequía financiera y desplome inmobiliario). La fijación de los analistas no es casual: en los cuatro países, la construcción ha sido un sector crucial en el crecimiento de los últimos años y la revalorización de las casas ha impulsado el consumo de las familias.

Ahora, la situación se da la vuelta: la caída de los precios inmobiliarios se acelera por las dificultades para conseguir crédito tras las crisis de las hipotecas basura. Y el repunte de la inflación por la subida de precios del petróleo y los alimentos mengua la renta de los hogares. La economía danesa, que no pertenece a la zona euro, creció un 1,8% en 2007.

El descenso de la venta de vehículos (un 4,4%) o la regresión del consumo privado recuerdan a la situación de la economía española. Pero las diferencias también son muy notables: la tasa de paro danesa es una de las más bajas del mundo (2,7% en el primer trimestre) y la inflación es la más alta en 18 años, pero aún está en el 3,4%, frente al 5,1% de España.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 3 de julio de 2008