Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

La alcaldesa honoraria de Morón

Expertos analizan el reciente nombramiento de la Virgen María Auxiliadora

El Ayuntamiento de Morón de la Frontera (Sevilla) nombró alcaldesa honoraria de la localidad a María Auxiliadora el pasado 24 de mayo. Un pleno extraordinario del Ayuntamiento aprobó al mediodía el nombramiento el mismo día de su festividad. Al pleno asistieron los concejales del Partido Popular (PP) e Izquierda Unida (IU). Los seis ediles socialistas no estuvieron presentes en la sesión. El nombramiento contó con los 13 votos favorables del PP. Los concejales de IU votaron en contra.

Francisco José Coronado, delegado de Cultura de Morón, señaló que con esta actuación el Ayuntamiento reconoce oficialmente "esta forma singular" que tienen los vecinos de Morón "de querer a la Santísima Virgen en esa advocación". Por la tarde, el alcalde, Manuel Morilla, colocó el bastón de mando de la ciudad en el paso de María Auxiliadora. Centenares de vecinos arroparon al alcalde en este acto, que se produjo en el transcurso de una procesión.

Esta celebración ejemplifica una tradición arraigada en Andalucía de combinar lo religioso con lo político. Distintos especialistas en historia y cultura popular de Andalucía muestran su opinión sobre este acto. A Antonio Zoido, ensayista y autor de Ni Oriente ni Occidente. Viaje al centro de la cultura andaluza, el nombramiento le merece "una opinión, de entrada, negativa porque no se sabe a qué viene". "Esa corriente de nombramientos comienza en la Restauración a finales del siglo XIX. Las ciudades españolas se llenan entonces de monumentos del Sagrado Corazón de Jesús, al que nombran protector honorario. Esto venía a reafirmar que lo civil y lo religioso estuvieran unidos para siempre en España", comenta Zoido.

El ensayista opina que este tipo de celebración se produce en momentos históricos muy concretos. "La Restauración viene tras la I República, donde se había creado un ambiente civil y laico. La Guerra Civil viene tras la II República, otra etapa laica. Este tipo de actuaciones se han recrudecido en los últimos meses porque una parte de las fuerzas españolas más conservadoras siguen pensando que el país necesita otra oleada religiosa", afirma Zoido.

Antonio Limón, antropólogo y director del Museo de Artes y Costumbres Populares de Sevilla, sitúa el nombramiento como una decisión de una corporación democrática. "Si es una decisión colectiva de los representantes del pueblo de Morón de la Frontera, en principio me parece bien. No me parece que hagan daño a nadie. Es un tema de decisión puramente colectiva. A uno le cuesta creer que los ayuntamientos estén para eso, pero representan la voluntad del pueblo", asevera Limón.

El antropólogo cree que este tipo de decisiones responden a una larga tradición. "La advocación religiosa de muchos pueblos y la búsqueda de una protección sobrenatural son muy comunes en la península Ibérica y fuera de ella. Es una cosa bastante corriente y muy antigua. En época romana hay unos dioses protectores de la ciudad. Hércules está ligado a Cádiz desde época prerromana", agrega Limón.

Gerhard Steingress, sociólogo dedicado a temas de la cultura popular y uno de los investigadores más prestigiosos sobre el flamenco, dice que el nombramiento de María Auxiliadora "es una devaluación de la democracia, una sinrazón y una forma de burlarse de las instituciones". "Es una violación del principio de laicidad de las instituciones públicas", comenta Steingress.

A Manuel Moreno Alonso, autor de Historia de Andalucía, le parece "mal" el nombramiento. "Me parece trivializar extraordinariamente la cosa. Por desgracia, esto se ha hecho con frecuencia. María Auxiliadora debe tener un tratamiento que en absoluto debe pasar por una política municipal", explica el historiador. "No me extraña que en esta España del Chikilicuatre se produzcan este tipo de cosas", concluye Moreno Alonso.

La devoción en otras culturas y religiones

El nombramiento de María Auxiliadora como alcaldesa honoraria de Morón de la Frontera (Sevilla) tiene una relevancia especial si se sitúa en el contexto de las distintas religiones y culturas. El ensayista Antonio Zoido señala que ha visto "algún tipo de actuación de este tipo en México". "Pero no tanto como en España. México es lo más parecido a España", explica Zoido. "En el mundo musulmán del norte de África o del Mediterráneo, como hay tanta mezcla entre lo civil y lo religioso, hay muchísimo de esto, de manera real y no simbólica. Por ejemplo, se produce el hecho de que un jefe religioso sea la máxima autoridad por ser religioso", afirma Zoido.

El antropólogo Antonio Limón comenta que situaciones como ésta "se han dado en todos los sitios". "Lo que diferencia más las creencias protestantes de las católicas es la distinta visión de las imágenes, es decir cómo se usan las imágenes. Los protestantes son más austeros en eso. Pero la creencia en la protección de los seres divinos es tan fuerte entre los católicos como entre los protestantes", agrega Limón.

El sociólogo Gerhard Steingress cree que "incluso en Baviera habría rechazo y fuertes protestas ante una actuación como ésta". "El budismo, el protestantismo y el hinduismo no tienen santos. Sólo los católicos tienen santos", dice Steingress.

El historiador Manuel Moreno Alonso afirma que "usar y comerciar con los símbolos religiosos es una exageración". "La protesta por el uso que hacía el papado de la venta de los símbolos religiosos fue una de las razones históricas que dieron lugar al protestantismo", concluye Moreno Alonso.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Domingo, 1 de junio de 2008

Más información