Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:

El desafío que viene

En el año 1993 me conecté por primera vez a Internet desde mi ordenador portátil. Vivía en Boston, y mi compañero de piso lo llamaba faxing, pues al descolgar el teléfono de la única línea que teníamos en casa, oía el mismo ruido que hacían los faxes al enviar un documento. Por aquel entonces, el 13 de octubre de 1994, se lanzó Netscape, el primer navegador de Internet para el público general. En poco más de un año se hizo con el 93% del mercado. El día 20 de febrero de este año se ha publicado la que será la última versión de ese navegador, la 9.0.0.6.

Estos 13 años de vida de Netscape bien podrían marcar toda una era: la del nacimiento y la consolidación de Internet. A lo largo de este tiempo el desarrollo de Internet se ha fundamentado sobre cinco pilares fundamentales:

En Internet, la competencia está a un clic de distancia. La marca hay que ganársela todos los días

1. Acceso: llegar al mayor número de personas posibles. Hoy hay en el mundo más de 1.300 millones de personas conectadas a Internet y 500 millones con móviles con 3G.

2. Contenidos: que los contenidos tradicionales del mundo offline sean accesibles a través de Internet.

3. Visibilidad: captar la atención de los internautas a través de diferentes tipos de publicidad online como los banners y el correo electrónico promocional.

4. Comunicación: conseguir una cuenta de correo y desarrollar la comunicación lineal que permite esta herramienta.

5. Seguridad: que las conexiones y la transmisión de datos sean seguras.

Sin embargo, ahora la situación ha cambiado. Los individuos somos los protagonistas de una nueva etapa de Internet que ha evolucionado sobre estos cinco pilares:

1. Cloud computing: ya no es el acceso a Internet en sí mismo lo que preocupa, sino el acceso desde múltiples plataformas: móvil, sobremesa, PDA, iPod, coche, etcétera. Una de las principales razones de la burbuja tecnológica fue no haber ajustado la oferta de servicios en Internet con la demanda real. Ahora están alineadas, lo importante es estar presente cuando el usuario lo necesita y donde lo necesita.

2. Contenido generado por los usuarios: la web ya no es el soporte electrónico de los contenidos tradicionales, sino una plataforma de colaboración donde los usuarios comparten sus esfuerzos en la generación de contenidos. Los contenidos wiki están demostrando ser de más calidad y más baratos de generar que los contenidos tradicionales.

3. Publicidad segmentada y relevante: el desafío ya no es llegar al internauta, sino llegar sólo al que lo necesita cuando lo necesita mediante herramientas publicitarias que permitan pagar sólo por resultados, controlar en tiempo real las campañas y medir los resultados con una precisión hasta ahora desconocida.

4. Redes sociales: lo importante ya no es tener una cuenta de correo electrónico, sino estar en contacto permanente con la gente que conoces, compartiendo y consumiendo la información de tu mapa social.

5. Privacidad: lo que preocupa ahora no es que la conexión sea segura, sino mi reputación en la web y estar en control de qué información es pública y cómo se utiliza.

En Internet la competencia está a un clic de distancia. La marca hay que ganársela todos los días. Sólo conociendo profundamente las tendencias que generan los nuevos desarrollos tecnológicos nos podremos enfrentar a estos nuevos desafíos.

Bernardo Hernández es director mundial de GeoMarketing de Google.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Domingo, 27 de abril de 2008