Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
La precampaña electoral

El PP pone en peligro los 'cara a cara'

La distancia entre PP Y PSOE sobre el cara a cara de sus líderes en televisión es tan abismal que ni siquiera hablan de las mismas cosas.

El PSOE propuso ayer que los debates electorales se hicieran en la Academia de Televisión, con señal abierta a todas las televisiones, radios y medios de Internet. El PP no respondió a esa oferta concreta y acusó al PSOE de no querer hacerlos. Eso sí, su líder, Mariano Rajoy, se mostró en Berlín dispuesto a "debatir hasta debajo de un puente".

El PSOE trató ayer de superar las diferencias al lanzar una propuesta neutral: la Academia de Televisión y se encontró con una réplica del PP que no respondía a nada. Los populares acusaban al PSOE de pretender excluir de los debates asuntos como el terrorismo o la inmigración a pesar de que la agenda de temas a debatir está cerrada y nadie la ha cuestionado. Decían los populares: "El PP sospecha que ni Zapatero ni el PSOE quieren los debates electorales y así se desprende de los comunicados del PSOE y de las declaraciones de Zapatero al pedir que se excluyan del debate electoral la inmigración y el terrorismo y que criticar la situación económica es de antipatriotas".

Este razonamiento del PP indignó a los socialistas, que no han solicitado el cambio de temario en ningún momento. "Rajoy no quiso debates en 2004 y ha perdido estrepitosamente todos los debates parlamentarios a lo largo de la legislatura", replicaron los socialistas. "Rajoy es un candidato cobarde que busca cualquier excusa para huir de los debates con Zapatero", explotó el PSOE en una nota a primeras horas de la noche.

Ante el tono de la nota del PP, la dirección del PSOE replicó que más bien parecía que Rajoy lo que quería era "esconderse hasta debajo de un puente para evitar los debates".

Además, el Partido Popular hacía en su comunicado cierta mofa del interés del PSOE por buscar una fórmula que diera cabida a todas las televisiones. "La obsesión del PSOE sobre platós, cadenas de televisión, señales institucionales, señales abiertas, neutrales, etc., demuestra que no quieren debatir sobre ideas, programas, propuestas y sobre problemas de los españoles".

* Este articulo apareció en la edición impresa del Jueves, 14 de febrero de 2008