Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Las huellas de Franco

La retirada de símbolos empezará por Millán Astray

La retirada de la estatua del general falangista Millán Astray no reviste grandes dificultades. El Ayuntamiento de A Coruña ya tiene decidido que empezará con este monumento la eliminación de simbología franquista de las vías y edificios públicos de la ciudad. El alcalde y senador socialista, Javier Losada, garantiza el cumplimiento de la futura Ley de Memoria Histórica, que obligará a los poderes públicos a retirar todo símbolo de la dictadura.

Ya están en estudio los cambios del callejero para rebautizar, "pausadamente y sin estridencias", según Losada, las calles y avenidas dedicadas a los golpistas de 1936 y destacados falangistas. En el barrio de Monte Alto, refugio clandestino durante la Guerra Civil de republicanos y anarquistas represaliados, se mantendrán los nombres de los viales impuestos por los franquistas, cuando cambiaron la calle Libertad por la de Disciplina, la de Igualdad por Justicia y la de Fraternidad por Trabajo. Pero para constatar que el lema de la república francesa formó parte de la nomenclatura de A Coruña, el ayuntamiento bautizará otras calles con las palabras Libertad, Igualdad y Fraternidad.

En los más de 24 años que el PSOE, con mayoría absoluta hasta el pasado mes de mayo, lleva al frente del gobierno municipal, siempre rechazó toda iniciativa de retirada de simbología franquista. "Pero A Coruña está en la vanguardia de la recuperación de la memoria histórica, fue la primera en dedicar calles y monumentos a los represaliados de la dictadura", se defiende Losada.

El callejero de la ciudad recuerda a buen número de republicanos y fusilados, "desde Manuel Azaña hasta los hermanos Pepín Lejía". En el campo de A Rata, donde eran asesinados los opositores al franquismo, el ayuntamiento hizo eregir un monumento a las víctimas de la dictadura. Y fueron también las autoridades locales las que lograron comprar y recuperar, como museo, la casa del presidente del II República Santiago Casares Quiroga, que había sido requisada con sus bienes por Franco.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 14 de octubre de 2007