Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Ronaldinho se cansa de Dunga

El barcelonista se considera ninguneado por el seleccionador de Brasil

Cuando se dirige a Ronaldinho, Dunga le llama Ronaldo a secas. Nada de diminutivos cariñosos. No le concede privilegios de jugador estrella y tampoco le garantiza una plaza de titular en la selección brasileña. Carlos Caetano Bledorn Verri, Dunga, de 43 años, es el responsable de la canarinha desde que acabó el Mundial de 2006. Nunca dirigió a un gran equipo, pero fue designado entrenador por su liderazgo y fama de luchador. La nueva comisión técnica jubiló a un nutrido grupo de veteranos (Ronaldo, Roberto Carlos, Cafú...) y hace un escarnio con Ronaldinho para enviar un recado de disciplina y trabajo a todo el equipo. Dunga relegó a la suplencia al considerado mejor jugador del mundo en los cuatro encuentros que disputó el año pasado. Hoy, Brasil se enfrenta en un amistoso a Portugal, la selección del cotizado Cristiano Ronaldo, en el estadio del Arsenal con las bajas de Ronaldinho y Robinho, ambos lesionados.

Scolari: "Si Ronaldinho no está en su mejor momento, hay que tenderle la mano"

El delantero del Barcelona, que no se ha desplazado a Londres por las dolencias en un tobillo que ya le impidieron alinearse el domingo en Pamplona contra Osasuna, se ha cansado del ninguneo de Dunga y amenaza con solicitar un descanso para las convocatorias de su combinado nacional. Dunga reconoce que "un jugador como Ronaldinho no puede estar feliz en la suplencia" y que ha hablado con Roberto de Assis, su hermano y representante. Pero no confirmó lo que el entorno del jugador dice con la boca pequeña: "Ronaldinho necesita un tiempo para descansar y recuperar la forma" sin jugar los amistosos con Brasil y la Copa América en el próximo verano. Edmilson, compañero de Ronaldinho en el Barcelona y la selección brasileña, apunta que es lógico que Ronaldinho merezca un descanso porque "no está al ciento por ciento con tres años sin vacaciones": "Ronnie no es el mismo del curso pasado. Tampoco el Barça. Es un joya que necesita ser preservada. No ha hecho la pretemporada de la mejor manera. Si no está en la selección no es porque se lleve mal con Dunga. Dunga le valora y volverá a la selección cuando esté bien. Fracasamos en el Mundial, pero en esta selección hay buen ambiente".

En seis meses Brasil ha jugado seis partidos, de los que ha ganado cinco y empatado el otro, resultados que refrendaron las decisiones del nuevo seleccionador. Hasta ahora, Ronaldinho sólo escuchaba, en silencio, las recomendaciones de Dunga, quien aseguraba estar "cuidando" de él para que se "adapte" a la selección. El técnico gaúcho, nacido en el estado de Rio Grande do Sur, indica las consignas a seguir por su conterráneo: "No basta el talento. Hay que ceder a favor del grupo. Lo demás es folclore".

La suplencia de Ronaldinho genera controversia entre los académicos del fútbol brasileño. Dunga es resistente a alinear en un mismo equipo a Ronaldinho, Robinho y Kaká. Prefiere quitar a uno de ellos para dar la titularidad a Elano, un laborioso medio centro del Shakhtar Donetsk, ucranio. Tostão, campeón del mundo en 1970 con Brasil, acusa a Dunga, de hacer "una exaltación a la mediocridad" por preferir "los buenos jugadores a los cracks con el argumento de que los futbolistas modestos corren más y son más aplicados tácticamente". Scolari, ex seleccionador con el que Brasil conquistó el pentacampeonato en 2002, expuso: "Es normal que después de cuatro años siendo el mejor jugador del mundo, Ronaldinho atraviese ahora un bache. Es comprensible". La solución, según Scolari, es ayudarle. "Hay que echarle una mano en el campo. No juega solo. Un equipo lo hacen todos y si Ronaldinho no está en su mejor momento lo que hay que hacer es tenderle la mano".

Ocurre que Dunga, capitán de la selección brasileña campeona del mundo en 1994, se ha ganado en los campos que su apodo sea sinónimo de jugador luchador y comprometido con Brasil. Le llaman Dunga desde que empezó a jugar al fútbol porque era muy parecido a uno de los siete enanitos del cuento de Blancanieves. Dunga es el nombre, en la versión en portugués, de Tontín.

No le van mejor las cosas a Robinho. El delantero del Madrid se presentó ayer "por obligación" en el hotel de concentración de la selección de Brasil y confirmó que no jugará el partido amistoso contra Portugal. Robinho se retiró del partido disputado el pasado domingo contra el Levante con un golpe en el cuádriceps derecho. "Tengo fuertes dolores en la rodilla" aseguró; "incluso es difícil que pueda jugar el próximo sábado contra la Real Sociedad en Anoeta".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 6 de febrero de 2007