Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

20 años perdida en la jungla de Camboya

Rochom P'ngieng, que desapareció cuando era niña, no habla ninguna lengua inteligible

La historia de El pequeño salvaje de Truffaut se ha repetido. En una localidad remota del noreste de Camboya, unos leñadores descubrieron a una joven que supuestamente desapareció en la jungla cuando tenía unos ocho años. La mujer, cuyo nombre puede ser Rochom P'ngieng, y tiene en la actualidad 27 años de edad, no puede hablar ningún idioma inteligible, por lo que es difícil aclarar los detalles sobre su pasado y ascendencia. Además, la joven está aún aterrorizada por la presencia de otros humanos.

El sorprendente rescate se produjo el pasado sábado, cuando la joven aparentemente trató de robar comida a unos leñadores que la atraparon y trasladaron hasta el poblado de O'Yadaw. Cuando Sal Lou, un policía local, se enteró del hallazgo, se acercó corriendo al poblado. Lou y su esposa, Rocham Yit, aseguraron que la joven es su hija, desaparecida hace casi dos décadas, tras identificarla gracias a una cicatriz en el brazo derecho. Ahora Lou quiere someterse a análisis de ADN para probar que es su hija.

Se cree que la muchacha vivió sola en la espesa jungla tropical durante casi dos décadas. Desapareció en 1988 cuando estaba cuidando de un búfalo en esta remota zona selvática en la provincia de Rattanakiri, que se encuentra a unos 325 kilómetros al noreste de la capital de Camboya, Phnom Penh.

El policía y su mujer nunca habían perdido la esperanza de recuperar tanto a su hija como a un primo suyo, Rocham Boeung, que también desapareció cuando ambos fueron a buscar el ganado y que entonces tenía seis años.

"Cuando la vi, estaba desnuda y caminando doblada hacia adelante como un mono. Estaba en los huesos", dice su supuesto padre. "Estaba temblando y recogiendo granos de arroz del suelo para comer".

Sin embargo, hay otras hipótesis acerca de la identidad de la joven, según la BBC. Miembros de tribus vietnamitas de las montañas cruzan a menudo a Camboya a través de la selva. Muchos buscan asilo frente a la persecución religiosa, e intentan evitar contacto con las autoridades.

La mujer todavía se resiste a ponerse vestidos y a emplear utensilios como los habituales palillos para comer. Es imposible comunicarse con ella. Se limita a tocarse el estómago indicando que quiere comer cuando tiene hambre. "Si no duerme, simplemente se sienta y mira a derecha e izquierda", dijo Sal Lou.

El jefe de la policía del distrito de Oyaoa, Mao San, se refirió a ella como "mitad humana y mitad animal". Muchas cuestiones en torno a la desaparición de la joven y a qué ocurrió el tiempo que pasó en la selva continúan sin esclarecerse.

El de Rochom P'ngieng es el último caso de hallazgo de un niño salvaje. Se han conocido pocas personas que hayan vivido apartadas de la sociedad durante un largo periodo de su infancia, pero han sido estudiadas por su interés. El más famoso es quizás el hallazgo en 1799 de Victor de Aveyron en el sur de Francia. El médico-pedagogo Jean Marc Gaspard Itard quiso integrarlo en la vida social, pero los resultados fueron prácticamente nulos. En 1969, el cineasta François Truffaut realizó una película sobre el tema: El pequeño salvaje.

La página de Internet www.feralchildren.com (en inglés) recoge un largo listado con historias de niños que se han criado con animales, encerrados o aislados de la sociedad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 20 de enero de 2007