Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
El escándalo urbanístico

La Comunidad avisa a Morata de la mala calidad del suelo donde levantará 13.000 pisos

El Ayuntamiento desoyó las indicaciones de Medio Ambiente y aprobó el plan de crecimiento

El suelo del Balcón de Morata -la zona situada a dos kilómetros del casco urbano de Morata de Tajuña donde el Ayuntamiento pretende levantar 13.000 viviendas- es muy poco adecuado para construir por la abundancia de yeso y las dificultades de cimentación. Así se lo advirtió la Consejería de Medio Ambiente, del PP, a esta localidad de 6.000 vecinos gobernada por una tránsfuga socialista, en un informe de impacto ambiental. A pesar de que Morata recibió este documento en febrero, el Consistorio aprobó en abril de forma inicial el plan general del municipio, que incluye este desarrollo.

La Consejería de Medio Ambiente, en su informe remitido al Ayuntamiento de Morata, advierte de los problemas de construcción que presentan los terrenos del Balcón de Tajuña: "La topografía no favorece que se realicen asentamientos urbanos mediante una trama homogénea; las características geotécnicas de los terrenos tampoco son favorables a los crecimientos...". Además, según el mapa geotécnico de Ordenación Territorial y Urbana realizado por el Instituto Geológico y Minero, "la mayor parte del sector SR-6 del Balcón de Tajuña presenta un terreno con condiciones constructivas desfavorables y muy desfavorables, con la existencia de problemas de tipo litológicos, geotécnicos y geomorfológicos". El Ayuntamiento replica que en una parte del Balcón sí se puede construir, y que es en esa zona donde se levantarán los 13.000 pisos.

El nuevo Plan General de Ordenación Urbana de Morata de Tajuña prevé un total de 25.000 viviendas en unos 12 años. Por defender este modelo urbanístico, la alcaldesa, Concepción Loriente, y tres concejales dejaron el pasado julio el PSOE y pasaron a ser ediles no adscritos.

El plan de ordenación pormenorizada del Balcón de Tajuña fue redactado en 2004 por la empresa Equipo Multidisciplinar Plarquin, SL, de la que fue socio Enrique Porto, ex director general de Urbanismo del Gobierno regional. "La jugada con este desarrollo ha sido la misma que la de otros planes diseñados con Plarquin. Los interesados en que salga el plan adelante contrataban a Plarquin porque les garantizaba luego, aunque hubiese informes desfavorables de Medio Ambiente, que iban a pasar el filtro del director general de Urbanismo", denuncia la portavoz de Urbanismo de la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid, María Roces.

Los vecinos del municipio, asociados en la Plataforma Morata Sostenible, estudian llevar el asunto a la Fiscalía de Medio Ambiente.

Enrique Porto, que fue nombrado director general de Urbanismo en diciembre de 2003, dimitió hace un mes para "defenderse con total libertad y proteger su honorabilidad", horas después de que EL PAÍS le preguntara por un pelotazo urbanístico en Villanueva de la Cañada del que obtuvo 4,3 millones de euros.

Contrato de Plarquin

En el caso de Morata de Tajuña, el plan general aún no ha recibido el visto bueno definitivo (le quedan dos trámites, uno en el Ayuntamiento de Morata y otro en el Gobierno regional). El avance del plan fue aprobado en diciembre de 2004 y la aprobación inicial es de abril de este año.

Un total de 14 gestoras de cooperativas que pertenecen a Gecopi acaparan la mayoría del terreno en el Balcón del Tajuña. Gecopi tiene como secretario general a Fernando Abad, militante socialista, ex diputado regional y ex alcalde de Leganés. Los terrenos del Balcón (512 hectáreas) pertenecían antes a la empresa Portobello Marbella, SL, con sede en Marbella (Málaga) y propiedad de Manuel Santaella.

¿Y quién contrató a Plarquin? En Gecopi dicen que lo contrató "el Ayuntamiento y la arquitecta municipal, Carmen Fernández de Castro". Ésta contesta que fue Gecopi, y en Plarquin, en cambio, aseguran que les contrató el dueño original de los terrenos, Portobello Marbella.

Mientras, el plan tiene que pasar aún el filtro de la Comunidad de Madrid. "En el Ayuntamiento ya saben que hay muchas pegas a su planeamiento. El informe preliminar de Medio Ambiente es muy duro y, si Morata no lo modifica de manera sustancial, es bastante improbable que reciban el visto bueno final del Gobierno regional", advierten desde Medio Ambiente.

La alcaldesa Concepción Loriente contesta que ya han hecho las modificaciones y que espera recibir el visto bueno definitivo del Gobierno regional.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 6 de noviembre de 2006