Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Atacada con un artefacto casero una sede del PSE en Álava

Los ataques de kale borroka se mantuvieron ayer durante una jornada más en Euskadi tras su rebrote de las últimas semanas. En esta ocasión el principal objetivo fueron de nuevo los socialistas. Un grupo de desconocidos colocó a primera hora de la madrugada un artefacto de fabricación casera junto a la sede del PSE en Iruña de Oca (Álava). El artefacto sólo estalló de forma parcial y causó escasos daños en la puerta trasera del local.

Todos los partidos democráticos condenaron este nuevo ataque, mientras que el líder del PSE, Patxi López, señalaba que la violencia callejera no conseguirá mover "ni un mílimetro" sus principios ante el proceso de paz.

Horas antes de ese ataque, varios radicales violentos habían quemado en la noche del lunes cuatro contenedores y lanzado un cóctel contra un cajero en el barrio bilbaíno de Santutxu.

Mientras, Diario de Navarra informaba ayer de que un grupo de unos 15 encapuchados asaltó en la mañana del domingo a uno de sus repartidores en Arbizu (Navarra) y le robó los casi 400 ejemplares que transportaba.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 27 de septiembre de 2006