Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
BIT SOBRE BIT

Los 'blogs', versión digital del "querido diario..."

Términos desconocidos hasta ahora como blogger, blogosfera o post se han hecho palabras de uso frecuente en el vocabulario de los asiduos navegantes de Internet. Ello es debido al imparable ascenso que han tenido las bitácoras en la red.

Términos desconocidos hasta ahora como blogger, blogosfera o post se han hecho palabras de uso frecuente en el vocabulario de los asiduos navegantes de Internet. Ello es debido al imparable ascenso que han tenido las bitácoras en la red.

Una bitácora (traducción libre del término inglés blog) es un sitio web que se actualiza de forma periódica y que recoge información de forma cronológica en donde lo más reciente aparece primero, y que normalmente trata de una temática en particular. A través de los comentarios que se puedan recibir, se crea una relación entre el autor y sus visitantes.

Según Technorati, el motor de búsqueda más popular y potente de bitácoras, hay creadas más de 50 millones y más de dos billones y medio, con b, de enlaces entre ellas.

Y para todo aquel que quiera sumarse a esto de la publicación en línea, hay unos cuantos sitios en Internet dispuestos a ceder gratuitamente el espacio y las herramientas necesarias para comenzar a escribir.

Para empezar, dejar claro que no es imprescindible tener ningún conocimiento especial sobre el tema. Todos los proveedores de Internet ofrecen a sus abonados sistemas muy sencillos para crear y configurar el espacio personal en Internet.

El primer paso es darse de alta como usuario en el servicio escogido. Para ello hay que elegir un nombre de usuario y contraseña. Estos dos datos servirán luego para poder acceder a administrar la bitácora. También suelen pedir una dirección de correo electrónico para enviar la confirmación de la creación del blog. Hecho esto, hay que tener un poco de imaginación para buscar un nombre y elegir la plantilla que más se adapta a nuestros gustos.

Por medio de un panel de administración se pueden modificar todos los elementos visuales que aparecen a primera vista: se pueden cambiar los enlaces, las categorías de las anotaciones...

Ya está terminado todo el proceso. Ya sólo queda rellenar la página de contenido interesante.

Existen bitácoras de todos los tipos y colores. Desde las más íntimas y personales hasta las tecnológicas o empresariales. Sólo hay que encontrar el tema sobre el que interesa escribir y dedicarle un rato cada cierto tiempo para alimentarla.

Eso sí, hay que ser constante. La mitad aproximadamente de las bitácoras que se crean son abandonadas por sus autores en menos de tres meses desde su creación.

www.blogger.com

www.lacoctelera.com

www.blogia.com

www.bitacoras.com

www.technorati.com

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de agosto de 2006