Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:UN, DOS, TRES TESOROS DE... | AGUSTÍN DÍAZ-YANES

"Soy un fanático de la II Guerra Mundial"

El drama político es una de las pasiones del director Agustín Díaz-Yanes

La historia es una de las pasiones de Agustín Díaz-Yanes (Madrid, 1950). Su nueva película, Alatriste, sobre el asesino a sueldo de Arturo Pérez-Reverte, se sitúa en el siglo XVII. El imperio español está a punto de recibir el golpe de gracia en la batalla de Rocroi (1643), el conde duque de Olivares gobierna el país en la sombra y la Inquisición lo controla todo. Mientras tanto, en la pintura brilla Velázquez y en la literatura se alzan las figuras gigantescas de Lope de Vega, Góngora y Quevedo. Un periodo crucial en el que intenta sobrevivir el ex soldado Diego Alatriste, un superventas que llega a la gran pantalla el 1 de septiembre con un reparto estelar: Viggo Mortensen, Javier Bardem, Juan Echanove, Javier Cámara, Blanca Portillo, Eduard Fernández, Eduardo Noriega, Pilar López de Ayala y Elena Anaya.

WINSTON CHURCHILL, Memorias (Editorial Penguin)

PACO DE LUCÍA, Nueva antología (Universal)

AARON SORKIN, El ala oeste de la Casa Blanca (Warner)

La Casa Blanca por dentro

Ha sido un rodaje con 10.000 extras y con un presupuesto de 24 millones de euros, la mayor producción del cine español. En un par se semanas comienza la promoción, así que lo mejor será descansar un poco para reunir fuerzas. Pero nada de islas desiertas. "Las odio. Está muy bien Robinson Crusoe, pero no me gustaría encontrarme en una porque soy muy torpe y duraría muy poco". El cineasta esperaría con inquietud a que lo rescatasen. Mientras tanto aprovecharía para volver a ver una de sus teleseries favoritas, El ala oeste de la Casa Blanca, que se adentra en los entresijos del Gobierno de Washington. "Me interesó una serie protagonizada por un presidente de los Estados Unidos y de hecho tiene los mejores guiones que he visto en mi vida. Ves cómo funciona el Gobierno norteamericano y la política internacional, se tratan multitud de asuntos de geopolítica y aprendes muchísimo".

Martin Sheen encarna a Josiah Bartlet, el presidente de Estados Unidos: enérgico, experto en política internacional, demócrata y además premio Nobel. La teleserie de la NBC concluyó el mayo pasado en Estados Unidos tras siete años en antena, y tres años después de quedarse sin su guionista estrella, Aaron Sorkin. "Ésta y las últimas series de la HBO (una productora norteamericana) son espléndidas, mejores incluso que las películas. Quizá es porque los directores tienen más libertad que en las películas, donde los productores ejercen un control tremendo. Confieso que me costaría decidirme entre ésta y Los Soprano si sólo pudiese escoger una". Pero entre las tramas mafiosas y la sala de mandos de la nación más poderosa, Díaz-Yanes se colaría en el despacho oval. "Soy un gran fan de las películas de la Casa Blanca, una afición que comparto con Javier Marías, con el que intercambio algunas".

Al director de Nadie hablará de nosotras cuando hayamos muerto le fascina la no ficción. "Leo mucha historia, incluso más que novela, sobre todo de la II Guerra Mundial, de la Guerra Civil y de la historia americana desde los años cuarenta". Uno de los políticos que más le impresiona es el primer ministro británico Winston Churchill, cuando dirigió Gran Bretaña junto a los aliados contra las fuerzas del eje.

Un político singular

Es el político más importante de la II Guerra Mundial, y quizá del siglo XX, y además es un escritor espléndido. Fue una figura singular en la política e incluso en Inglaterra. Hoy en día resulta difícil encontrar un estadista semejante". Las miles de páginas que Churchill escribió con sus memorias sobre la Guerra Mundial (seis tomos en la edición de Penguin, The Second World War) sería su lectura predilecta en caso de disponer de muchas horas libres. "Leí a Churchill por primera vez con 20 y pico y ahora lo leo en inglés. Me gusta releerlo porque soy un fanático de la II Guerra Mundial".

Un buen contrapunto a las lecturas bélicas es la guitarra de Paco de Lucía, referente mundial del flamenco. Entre dos aguas es uno de sus temas favoritos. "Para irme a una isla me llevaría toda la obra de Paco de Lucía. Me la he comprado hace poco y me he hinchado a oírla. Me encantan muchas de sus canciones. Llevaría algo que me gustara antes que quedar como un pretencioso".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 16 de agosto de 2006