ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

martes, 7 de febrero de 2006
Reportaje:LIBERTAD DE EXPRESIÓN Y RELIGIÓN

Debate de civilizaciones

Arabistas, sociólogos, políticos y ONG se pronuncian sobre la publicación de las viñetas de Mahoma

La mayoría de arabistas, antropólogos, estudiosos del islam, miembros de las comunidades islámicas y teólogos cristianos consultados por este periódico lamentan en estas páginas la desproporcionada violencia desatada por la publicación de las caricaturas de Mahoma. Defienden la libertad de expresión, pero también el respeto a las creencias religiosas, y creen que, más allá de que se haya caricaturizado al profeta, lo que ha dolido profundamente entre los musulmanes es la percepción de ver atacada de nuevo su civilización por Occidente. El islam, creen, se ha relacionado en los últimos años de forma abusiva con el terrorismo. Un malestar que ahora ha sido instrumentalizado por los elementos más radicales.

SAMI NAÏR Sociólogo "Se benefician los extremos"

El ensayista y eurodiputado francés de origen argelino cree que "es sólo formalmente una cuestión de libertad de expresión, porque la libertad de expresión es un hecho integrado en la historia de la sociedad". "El islam se ha convertido definitivamente en un tema identitario político. Ésta es una historia que arranca hace 25 años, desde la fatua del imán Jomeini contra el escritor Salman Rushdie por la novela Los versos satánicos. El problema que se plantea es ¿en qué medida podemos actuar contra esta identidad? ¿en qué medida el derecho sagrado a la libertad de expresión puede ofender a otro derecho sagrado como es el de las identidades? No estamos frente a una cuestión abstracta, sino frente a un problema concreto. No se puede jugar con las cuestiones identitarias. Los temas identitarios, además, son siempre muy susceptibles de ser manipulados, utilizados por los Gobiernos o los grupos fundamentalistas... Tampoco hay que olvidar que el periódico danés que publicó las caricaturas se sitúa en la extrema derecha xenófoba. Y no me cabe duda de que sabían que hay palabras o actos que pueden ofender. Por ahora se benefician los extremos; por un lado Al Qaeda y los fundamentalistas y por otro la extrema derecha europea, cuando en realidad sabemos que el 90% de la población musulmana en Europa está secularizada".

TARIQ RAMADAN Ulema y profesor en Oxford "Reírse de la religión es parte de la cultura europea"

Tariq Ramadan es un ulema, o doctor de la ley musulmana y profesor de estudios islámicos en el Saint Anthony's College de Oxford, en el Reino Unido, y parte de la comisión de expertos designada por Tony Blair para analizar la crisis posterior a los atentados de Londres. Ramadan cree que los musulmanes que viven en Europa han de "comprender que reírse de la religión es parte" de la "cultura en la que viven", por lo que no deben "responder a la provocación", asegura. En los países de mayoría musulmana, reaccionar "emocionalmente", "con boicoteos, es alimentar a los extremistas", dice. Sin embargo, Ramadan cree que la sociedad europea tiene que hacer un esfuerzo para ser "sensible con los musulmanes". Está en contra de la publicación de las caricaturas: "Es una manera muy estúpida de usar la libertad de expresión". "Sólo porque tengas el derecho legal de hacer algo, no significa que tengas que hacerlo. ¿Voy yo por ahí insultando a la gente sólo porque tengo la libertad de hacerlo? No".

P. MARTÍNEZ MONTÁVEZ Arabista "Las masas árabes están desesperadas"

Este arabista, profesor emérito de la Universidad Autónoma de Madrid, explica que "al profeta se le ha representado durante siglos con y sin rostro, pero los musulmanes advierten ahora un intento deliberado de tomar esa figura como mofa, escarnio y ultraje, una antigua tradición en el pensamiento occidental que aparece hasta en La Divina Comedia de Dante. En el momento actual las masas árabes están en circunstancias de máxima desesperación por la incapacidad de sus regímenes para emprender reformas necesarias y porque son conscientes de que se están revitalizando modelos neocolonialistas occidentales. El neocolonialismo (liderado por EE UU y la Administración Bush) y el terrorismo islamista son dos procesos paralelos y se interrelacionan: ambos contribuyen a este clima y si no somos capaces de encauzarlo debidamente traerá consecuencias nefastas para todos. Yo soy agnóstico y creo que hay que tener un profundo respeto a las doctrinas religiosas si ellos respetan a los que no creen en ellas. La libertad de expresión y el respeto a los principios religiosos deben buscar maneras de entendimiento y compromiso".

GEMA MARTÍN MUÑOZ Arabista "El mensaje es gravísimo"

A Gema Martín Muñoz, profesora de Sociología del Mundo Árabe en la Universidad Autónoma de Madrid, el asunto de las viñetas le parece "gravísimo", no sólo por la ironía que reflejan "sino por el mensaje que transmiten". "Se trata de un elemento de provocación que falta al respeto de una de las religiones más importantes del mundo", explica la profesora. "Desde los atentados de Nueva York se generaliza sistemáticamente la sospecha de que todo musulmán tiene una potencialidad terrorista".

"Hay que tener en cuenta que la situación política en la región es un polvorín. Los conflictos de Palestina, Irak y Afganistán han generado una gran acumulación de rabia, odio y frustración y esto cae en un momento delicado con la creciente hostilidad hacia Irán y la victoria de Hamás".

"Estamos en un marco político de mucha tensión y episodios como éste sólo favorecen el extremismo islamofóbico en Occidente y antioccidental en el mundo islámico ya que la mayoría se siente rehén de uno de los dos", prosigue la profesora. La solución a la actual ola de violencia no pasa por pedir perdón, sino por iniciativas como la de Zapatero y el líder turco Recep Tayip Erdogan, que ayer firmaron un artículo conjunto en el International Herald Tribune pidiendo 'calma y respeto".

SALIMA ABDESLAM Diputada regional de Coalición por Melilla "Paso de esas imágenes"

"Esto es tan sencillo como que la libertad de expresión debe respetar la integridad del prójimo. Hay un refrán que dice que no hay mayor desprecio que no hacer aprecio y eso es lo que he hecho: no darle esa importancia. Lo cierto es que nos ha ofendido a los musulmanes y es una pena que se tambalee la relación entre los países por un personaje que ha decidido ofender a una comunidad. El islam es sinónimo de paz. Yo soy muy pacífica y creo que se ha querido dar una imagen de que el islam es extremista. Paso de estas imágenes. No he querido verlas porque han querido ofender a una comunidad".

JORDI MORERAS Antropólogo "Los radicales aprovechan el discurso victimista"

Moreras es autor del libro Musulmanes en Barcelona. "Precisamente estos días estaba haciendo un trabajo de campo en mezquitas de Barcelona", asegura, " y he podido comprobar que el musulmán medio se encuentra molesto y decepcionado. Hubo algunos imanes que aprovecharon el fin de semana para glosar la figura del profeta y, siguiendo su enseñanza, evitar salidas de tono, pero a pesar de ello la gente está muy indignada. La sensación que tienen es la de que no cuentan en esta sociedad, de que se habla de libertad de expresión en estos términos, pero que no es para todos porque ellos piden locales para construir mezquitas o permisos para abrirlas y se les dice que no. En el mundo musulmán hay dos símbolos que hay que respetar: uno es el Corán y el otro la figura del profeta. Por esa razón, hubo una reacción muy airada cuando la prensa publicó que en Guantánamo habían tirado un Corán al váter. Son dos figuras intocables que rezuman sacralidad y eso no lo puede entender la sociedad laica. Situaciones como ésta terminan despertando el discurso victimista entre los musulmanes, discurso que aprovechan los elementos radicales".

JUAN VERNET Traductor del Corán "Libertad de expresión es también respetar al otro"

Para Juan Vernet, uno de los arabistas más importantes de España, traductor, entre otros, del Corán, y galardonado con el premio de Cultura Árabe de la Unesco, no hay que confundir la actitud de los integristas -"una minoría"-, con la del islam en general. Recuerda, además, que una fatua (edicto religioso musulmán) "no es un dogma", sino el mensaje de un imán en concreto. "A principios del XVI, hubo dos fatuas en España casi a la vez. Una pedía a los moriscos que se quedasen en España, porque era el lugar al que pertenecían, mientras la otra les pedía que se fueran porque no debían vivir en un país de infieles", explica Vernet.

En cuanto a la publicación de las caricaturas, Vermet asegura que no le gustan porque "levantan odios y no tendría por qué". Añade, además, que "la libertad de expresión es también respetar a los otros". El arabista recuerda un texto del Corán que elogia a los cristianos: "En quienes dicen: Nosotros somos cristianos, encontrarás a los más próximos en amor para quienes creen".

CARMEN RUIZ BRAVO-VILLASANTE Arabista "Hay que respetar el derecho a la propia imagen"

"La libertad de expresión se tiene que compatibilizar con la del derecho a la propia imagen de todas las personas, de todas las culturas. El islam, los musulmanes y todos sus símbolos tienen derecho al respeto de su propia imagen. Pero la explosión de la violencia no se debe sólo a las caricaturas, sino a la tensión social y el miedo extremo que se viven en esas zonas árabes. La prensa no debería seguir reproduciendo esas imágenes".

ANTONIO FONTÁN Periodista "La explicación del escándalo es probablemente política"

El presidente del consejo Deontológico de la Federación Española de Asociaciones de la Prensa asegura: "No he visto las viñetas y no tengo una impresión directa. En todos los medios existen criterios profesionales y la libertad de expresión debe ser compatible con el respeto a todo lo que pueda herir la sensibilidad de una parte de la humanidad. Las viñetas de la polémica se publicaron hace meses y la explicación del escándalo es, probablemente, política y provocada por algún movimiento político".

ESTEBAN BELTRÁN Amnistía Internacional España "El uso de la violencia es inaceptable"

"La libertad de expresión implica responsabilidades para todos. Esto incluye la libertad de mantener y publicar opiniones sin interferencias y buscar, recibir e impartir información e ideas a través de los medios independientemente de las fronteras. Esto es importante cuando hay 79 países que restringen la libertad de expresión. Pero el derecho a la libertad de expresión no es absoluto. Implica responsabilidades y por lo tanto puede estar sujeto a restricciones para salvaguardar los derechos de otro. El hacer apología del odio racial, nacional o religioso no puede ser considerado un ejercicio legítimo de libertad de expresión. El uso y amenaza de la violencia es inaceptable. Los líderes comunitarios y religiosos deben hacer todo lo que está en su poder para reducir la atmósfera de hostilidad".

JUANA BENGOA Solidaridad Internacional "La aparición de las viñetas ahora parece sospechosa"

La representante de esta asociación humanitaria asegura: "Me extraña que unas caricaturas publicadas hace tanto tiempo salgan en este momento en el que el conflicto se ha recrudecido. Es sospechoso y parece que se ha encendido una mecha en un mundo en el que todavía se mata por la religión. Creo que habría que tener un mayor respeto por las creencias religiosas de todo el mundo. Estos momentos son especialmente sensibles y hay que ser más cuidadosos. No creo que la libertad de expresión se anteponga aquí como principio al respeto a la religión. Se está ligando el tema del terrorismo a sus creencias y eso es vulgarizar sus enseñanzas e identificar a un gran número de personas con las prácticas de determinados grupos. Es volver a ligar Estado, guerra y religión como pasó en Europa en la Edad Media con las cruzadas".

En esta información han colaborado J. A. Aunión, Carmen Morán, Álvaro de Cózar, Rosario G. Gómez, Luis Gómez, Manuel Altozano, J. M. Martí Font, Juan G. Bedoya y Enric González.

"Nadie está autorizado a insultar al islam", reza el cartel que porta una manifestante iraní ante la Embajada de Austria en Teherán. / EFE

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana