ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

martes, 6 de septiembre de 2005

Andalucía aprueba el fútbol mixto en todas sus categorías regionales

Las demás federaciones territoriales sólo lo admiten entre los niños y la FIFA lo rechaza

La Federación Andaluza de Fútbol aprobó en agosto una norma revolucionaria que permitirá la presencia de un 50% de mujeres en los equipos bajo su jurisdicción, es decir, desde la categoría prebenjamín hasta la Primera Sénior (Regional Preferente). A fecha de hoy, según fuentes de dicha federación, ningún club de los cientos de afectados ha inscrito todavía a ninguna mujer, pero lo cierto es que la norma ha abierto un boquete en la actitud de los organismos futbolísticos, que, sin tener nada legislado, se pronunciaban en contra de la igualdad.

Marta Torrejón, defensa central del Espanyol femenino, puede presumir de un título inusual para una mujer: fue campeona de España infantil con el Espanyol masculino en una final contra el Madrid. "Entonces no sólo sobresalía por su juego y su colocación, sino por su físico poderoso", recuerda Fernando Mata, responsable del Torrejón femenino. "Ahora sería otra cosa", matiza.

La decisión de la federación andaluza ha supuesto la primera medida en favor de la igualdad en un deporte que se ha visto obligado a legislar sobre la marcha en materia de paridad sexual. El fútbol mixto ha sido una realidad limitada a las categorías más pequeñas: desde prebenjamines (6 años) hasta infantiles (14) o cadetes (16), según las federaciones territoriales. A partir de ahí se prohibía la presencia de mujeres compitiendo con hombres por una razón generalmente argumentada de diferencia física.

"Cuando nosotros nos entrenábamos contra un equipo masculino", recuerda Iñigo Juaristi, ex técnico del Athletic, bicampeón de la Superliga femenina, "utilizábamos a un cadete porque era lo más parecido a las posibilidades del equipo femenino". "El fútbol femenino, a efectos de comparación física, que no técnica, llega hasta el cadete masculino", ratifica Mata. Evidentemente, los ratios se incrementan en aquellos países en los que el desarrollo de las mujeres futbolistas ha sido más precoz y rápido: Estados Unidos, Alemania y los escandinavos, preferentemente.

Sin embargo la decisión de la federación andaluza lo que facilita es cubrir un vacío legal, en el ámbito de su jurisdicción, que puede ser seguido por otras federaciones para, al menos, no poner freno al desarrollo de la igualdad en el fútbol.

Hasta este momento, la FIFA había visto obligada a intervenir en el caso de la futbolista mexicana Maribel Domínguez, Marigol, hoy en el Barcelona, cuando quiso ser fichada en su país por el equipo masculino del Atlético Celaya. La FIFA, sibilinamente, se pronunció en contra de que disputara cualquiera de sus competiciones o las directamente dependientes de su jurisdicción sin negar el derecho que le asistía como mujer a practicar su deporte favorito. Marigol acabó en el Barça femenino. "Y, para colmo, nos marcó tres goles en su debut contra nosotros", recuerda Mata, "con lo que hay que ver lo que hemos colaborado con el fundamento mediático de este deporte".

Escarbando en el fútbol femenino, cuesta trabajo encontrar apoyos a la presencia mixta en el fútbol. "Las mujeres que disputan el campeonato femenino no quieren jugar con o contra hombres porque saben que siempre salen perdiendo, que la diferencia física es enorme y que ellas lo que tratan es exclusivamente de jugar al fútbol", argumenta Juaristi, quien, sin embargo, se muestra partidario que de que se eliminen las barreras legales entre hombres y mujeres. "Si estamos por la igualdad, lo estamos para todo", añade Mata, "pero creo que las mujeres prefieren disputar el campeonato femenino en igualdad de condiciones".

Automáticamente, surge la duda. ¿Y si una mujer está en disposición de jugar con y contra los hombres? Esa posibilidad justificaría por sí misma la liberalización de la norma, como defienden algunos abogados, que no creen que la legislación deba, en este caso, ir por delante de la voluntad de las mujeres. "Ahora mismo, hay mujeres que sobrepasan con creces las facultades físicas de promedio del fútbol femenino, aunque ello no signifique que deban estar a la altura del fútbol masculino. Pero tampoco sabemos si más adelante lo van a estar", sostiene Mata.

Lo cierto es que, con todos los condicionantes fisiológicos y ambientales previos, la decisión de la federación andaluza ha abierto la puertas al fútbol mixto más allá de las categorías infantiles -más sociológicas que deportivas- cuando las posibilidades físicas están más equilibradas. Es el primer paso que se da en Europa. Y los directivos andaluces espera que algunas mujeres pioneras quieran dejar huella.

Imagen de archivo de un partido en Picassent (Valencia) entre un equipo masculino y otro femenino. / TANIA CASTRO

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana