Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno exige transparencia y dedicación plena a los altos cargos

Tendrán que hacer públicos sus bienes y no podrán aceptar regalos

El anteproyecto del Código de Buen Gobierno, que ayer estudió el Consejo de Ministros, establece que los altos cargos de la Administración deberán ejercer sus funciones con dedicación absoluta y no podrán compatibilizar su actividad con el desempeño de cualquier otro puesto, ni de carácter público o privado, ni por cuenta propia o ajena, por lo que no podrán percibir ninguna otra remuneración. Tampoco podrán aceptar determinados regalos, favores o préstamos, y deberán abstenerse de ejercer cargos en órganos de dirección de partidos políticos. Se exceptúa de esto último al presidente del Gobierno, los ministros y los secretarios de Estado.

El texto promoverá la imparcialidad e independencia de los altos cargos, la austeridad en el uso del poder, la transparencia informativa y la igualdad ante la ley, e impondrá sanciones de 10 años de inhabilitación para ser nombrados de nuevo altos cargos a quienes incumplan el régimen de incompatibilidades, que afectará también a los presidentes, directores y gerentes de empresas y fundaciones públicas. Sus actividades, bienes y derechos patrimoniales deberán ser publicados en el Boletín Oficial del Estado.

MÁS INFORMACIÓN

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 11 de diciembre de 2004