ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

lunes, 1 de marzo de 2004

Sanidad duplica las plazas para la formación de especialistas

Euskadi sufre déficit de pediatras, traumatólogos y anestesistas

EDUARDO AZUMENDI Vitoria 1 MAR 2004

La falta de determinados especialistas médicos se ha convertido en un mal de difícil solución para la sanidad vasca y para la del resto de España, que presenta parecidas carencias. El problema tiene un reflejo inmediato en la lista de espera de los pacientes para ser atendidos en algunos servicios. En un intento de paliar esta escasez, el Departamento de Sanidad ha duplicado desde el año 2000 la oferta de plazas para formar a médicos en las especialidades más deficitarias que tiene la comunidad autónoma, que son las de anestesia, pediatría y traumatología.

Además, también se han ampliado las plazas para formar matronas, una rama de la enfermería donde también se acusa la falta de profesionales.

El procedimiento de oferta de plazas para formar especialistas está estrictamente regulado por el Ministerio de Sanidad, que es a quien compete la planificación. Así, cada comunidad negocia con el ministerio cada año el número de plazas de Médicos Internos Residentes (MIR) que puede preparar en sus hospitales. Siempre de acuerdo a unos parámetros como la oferta total del Sistema Nacional de Salud, el número de plazas acreditadas de docencia de cada centro hospitalario y la financiación autonómica.

En los últimos años, el ministerio ha aceptado sin objeciones la propuesta planteada por el Departamento de Sanidad. Sin embargo, parece claro que los programas de formación de algunas especialidades no ofertan el número suficiente de médicos como para cubrir la demanda, según denuncian los propios profesionales.

Txomin Uriarte, el jefe del servicio de Formación y Docencia del Departamento de Sanidad, explica que existen varias restricciones acerca de lo que la comunidad autónoma puede proponer en cuanto a formación. "Tenemos una serie de plazas acreditadas en las unidades docentes de los hospitales y ese es el tope que podemos ofrecer. El número se puede aumentar a largo plazo, pero no de un año para otro. Si quisiéramos ofrecer 40 pediatras en la oferta de 2005, sería imposible. Ahora tenemos acreditadas 20 plazas y si metemos 40 residentes colapsarían los hospitales y no se podría ofrecer una calidad de formación digna".

Otro condicionante es el dinero. El sueldo de los MIR sale del presupuesto del departamento, por lo que la oferta se debe ajustar cada año a las necesidades y también a las posibilidades económicas.

Retraso en las citaciones

Uriarte puntualiza que desde el punto de vista de formación de especialistas, el departamento trabaja a largo plazo. "No tratamos de cubrir los problemas de hoy en día, sino que prevemos para el futuro". Este cálculo se hace de acuerdo a unas previsiones que Sanidad actualiza cada año. Se trata de un estudio que proyecta las necesidades para los años 2005, 2010 y 2015 teniendo en cuenta indicadores como la plantilla actual de Osakidetza, la bolsa de paro, las futuras jubilaciones y la salida de especialistas de residentes.

La carencia de especialistas que sufre Euskadi es la misma en toda España, según Uriarte, quien resalta que el déficit no es estructural, sino coyuntural. "No faltan especialistas en si, si no más bien faltan en momentos concretos, en horas punta, vacaciones. En algunos casos tampoco se puede hablar de carencia de especialistas, sino de perfiles concretos dentro de una especialidad".

Sin embargo, los profesionales consideran que la carencia sí que es estructural en algunos lugares. Es el caso del Hospital Txagorritxu, donde un grupo de profesionales encabezado por los jefes de servicio han remitido un informe a la dirección del centro quejándose de numerosas cuestiones. Entre ellas, de los problemas derivados de la falta de anestesistas, lo que afecta de forma directa al bloque quirúrgico. "Existe un importante retraso en las citaciones de los pacientes con indicación quirúrgica a las consultas de anestesia para su valoración preoperatoria. Esto conlleva problemas en la programación de cirugía", explican los jefes de servicio.

Para el secretario general del Sindicato Médico de Euskadi, Kepa Urigoitia, el problema radica en la "mala planificación" del Ministerio de Sanidad, que no ha sabido resolver el desajuste entre la oferta y la demanda real. "No se ha planificado de una manera adecuada lo que iba a pasar y en estos momentos hay unas necesidades a las que no se puede hacer frente". Urigoitia apunta a los contratos basura como otro de los inconvenientes a los que deben enfrentarse los especialistas al terminar su formación y que en ocasiones les lleva a otras comunidades. "En algunas especialidades sí hay movilidad por las malas condiciones económicas que ofrece Osakidetza".

Falta de pediatras

La reciente sustitución de cuatro pediatras por médicos de familia ha puesto de relieve la carencia de los especialistas que se dedican a la atención de los niños. Los pediatras fueron liberados para aprender euskera. La cuestión llegó hasta el Parlamento, donde el PSE aprovechó para interpelar al consejero de Sanidad, Gabriel Inclán, por la falta de profesionales en algunas áreas. Inclán aseguró que la sustitución de médicos de familia por pediatras es "absolutamente" legal, ya que se trata de médicos de familia que son capaces desde controlar un problema endocrinológico a atender a niños en edad pediátrica.

El consejero explicó a continuación que la carencia de determinados especialistas radica en el modelo de sanidad del que se ha dotado la comunidad autónoma y el resto de España. Se trata, en su opinión, de un modelo maximalista. "Intentando mejorar la asistencia sanitaria, estamos llegando a un máximo de especialistas en atención primaria y es algo sobre lo que debemos pensar, como lo han hecho en el resto de Europa. Seguramente, en un modelo europeo de sanidad la respuesta será organizar la demanda de una manera diferente", apuntó el consejero Inclán.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana