ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

domingo, 9 de noviembre de 2003

Aznar y Barroso pedirán a la UE financiación para el AVE hispano-luso

El aplazado proyecto de tren de alta velocidad entre Lisboa y Madrid arrancó ayer con paso firme en la última cumbre hispano-lusa que presidirá el jefe del Ejecutivo, José María Aznar, hacia la meta de efectuar su primer recorrido en 2010 y transportar anualmente a cinco millones de pasajeros. El viaje durará 2 horas y 45 minutos. El primer ministro portugués, José Manuel Durão Barroso, anunció ayer que tanto él como el presidente del Gobierno van a trabajar para que Bruselas financie con urgencia este plan, en el que Portugal invertirá un gran esfuerzo.

Durão aseguró ayer que el Gobierno luso va a dedicar en los próximos años el 20% de su presupuesto a una serie de obras de comunicación que abrirán una nueva era para el transporte en su país. El AVE a Madrid será una de las principales. El primer ministro mencionó también la cifra de 650 millones anuales de euros en relación con estos proyectos. Del lado español, pese a la presencia de 10 ministros en la reunión, nadie pareció estar en disposición de dar una idea del coste de un trazado que está presupuestado desde hace tiempo. La UE puede llegar a financiar el 40%.

El recorrido preciso del tren habrá de ser detallado por una comisión mixta designada por ambos Gobiernos, atendiendo tanto a las necesidades de velocidad como a las comerciales. Se crea, además, un grupo de trabajo entre el organismo Gestor de Infraestructuras Ferroviarias (GIF) y su homólogo portugués (REFER/RAVE) para desarrollar tecnología auxiliar.

El primer ministro portugués explicó que si había aceptado esta vez el trazado propuesto por España, que rechazó en la cumbre de Valencia del año pasado, es porque ahora ha sido completado con otros tres proyectos de trenes rápidos que garantizan "el equilibrio entre las regiones" de su país. El de Oporto-Vigo tiene la misma prioridad que el Madrid-Lisboa y está programado para 2009. La línea Aveiro-Salamanca, que conectará Oporto con la red española de alta velocidad entre Madrid y Valladolid y permitirá que "los viajes de Oporto a Madrid y Lisboa a Madrid duren lo mismo", tiene el horizonte de 2015. También se estudia la viabilidad de otra conexión entre Faro y Huelva para 2018. El coste de estos proyectos se acerca a los 7.500 millones de euros.

Aznar y Durão Barroso presentaron estos acuerdos como un "logro histórico" de esta decimonovena cumbre bilateral y como la expresión de una "inteligencia estratégica" de las relaciones entre los dos países. La constitución del Mercado Ibérico de la Electricidad (MIBE) se encuadra en el mismo diseño. Los dos líderes confirmaron ayer que el próximo 20 de enero se verán en Lisboa para firmar el contrato que permitirá a los pequeños y grandes usuarios de cada país adquirir su suministro eléctrico en el otro a partir del 26 de abril del mismo año. Se adelantan así a la Unión Europea, que tiene previsto constituir el mercado eléctrico común en 2006, y sólo para los grandes consumidores.

Tanto Barroso como Aznar intentaron aplacar el malestar de los empresarios portugueses que entienden que España no les abre las mismas oportunidades que su país ofrece a los empresarios españoles. El presidente de Portugal, el socialista Jorge Sampaio, asumió recientemente en Madrid la representación de esas inquietudes y habló de un "proteccionismo" español.

No le siguió en esa línea el liberal Durão Barroso, quien, tras afirmar que las inversiones portuguesas en España han sido últimamente muy superiores a las españolas en Portugal, les dijo a los críticos que no existe alternativa a la integración de los mercados.

"Decir que estamos cercados es un error. Portugal cometió en el pasado la equivocación de mantener el mercado ultramarino mientras se estaba haciendo el mercado europeo, y eso es algo que ahora no podemos volver a hacer", afirmó Durão, que recordó cómo Aznar, para evitar mayores tensiones, renunció temporalmente el pasado mes de abril a los derechos comunitarios de pesca que corresponden a España en agua portuguesas. "Quien tenga alguna duda sobre lo que se está haciendo, sólo tiene que ver cómo estaban España y Portugal antes de entrar en la UE", añadió el presidente.

En el capítulo internacional, los dos líderes suscribieron un comunicado en el que "condenan el comportamiento de las autoridades cubanas", que marginan a las embajadas en La Habana que invitan a disidentes. Además, recuerdan al régimen que debe "respetar inequívocamente los derechos humanos y observar los principios y reglas fundamentales de las relaciones entre Estados". El contexto es la Cumbre Iberoamericana de Santa Cruz del Valle del próximo viernes.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana