ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

viernes, 20 de junio de 2003
LA CUMBRE DE SALÓNICA

Solana quiere que la UE asuma su papel de potencia mundial

Solana pide a los líderes europeos que asuman que Europa es una potencia mundial

"La UE es, guste o no guste, una potencia de envergadura mundial, por lo que debe estar dispuesta a compartir la responsabilidad de la seguridad en el mundo". Javier Solana, alto representante para la Política Exterior y de Seguridad (PESC), presentó anoche a los Quince, reunidos cerca de Salónica (Grecia), un documento sobre la estrategia de seguridad para Europa, en el que, bajo ese principio, se indica que Europa debe prepararse para usar sus medios militares y civiles lejos de sus fronteras y de forma preventiva. "Debemos estar preparados para actuar antes de que se produzca una crisis. Nunca es demasiado pronto para empezar a prevenir los conflictos y amenazas".

Bajo el título Una Europa segura en un mundo mejor, el documento intenta por vez primera en la Unión concretar las amenazas para Europa y las estrategias y medios para combatirlas, a la vez que apuesta por el multilateralismo, la promoción de la justicia y la atención a las áreas más pobres del planeta. Pero el aspecto más llamativo reside en los insistentes y coincidentes mensajes de que en muchas ocasiones es y será necesario que Europa intervenga con carácter preventivo antes de que esas amenazas (terrorismo, armas de destrucción masiva y Estados en descomposición) sean más peligrosas aún o de que se concreten en ataques de gran envergadura. No se cita en ningún momento el concepto de "ataque preventivo" usado por EE UU, sino, en todo caso, "acción preventiva" o "compromiso preventivo", y no se refiere sólo a aspectos militares, aunque los incluye.

"Comprometerse a tiempo puede evitar problemas más graves en el futuro", dice el informe, en el que se añaden frases tan contundentes como éstas: "Con las nuevas amenazas, la primera línea de defensa estará a menudo en el extranjero". Esas amenazas "son dinámicas y, si no se atajan, serán aún más peligrosas". "Si no se desmantelan, las redes terroristas aumentarán su peligrosidad: deberíamos haber hecho frente a Al Qaeda mucho antes". "Debemos estar preparados para actuar antes de que se produzca una crisis". "Nunca es demasiado pronto para empezar a prevenir los conflictos y las amenazas". "Tenemos que desarrollar una estrategia que favorezca una intervención temprana, rápida y, en caso necesario, contundente". Todas estas afirmaciones cobran mayor relieve aún cuando Solana propone en el informe, como ya se había planteado en Bruselas hace meses, que las fuerzas militares de la UE no sólo actúen en las denominadas misiones Petersberg (gestión de crisis, mantenimiento de la paz, interposición...), sino que también intervengan en "operaciones conjuntas de desarme, apoyo a terceros países en la lucha contra el terrorismo y reforma del sector de la seguridad".

En el documento, el Alto Representante para la PESC apuesta por una colaboración con EE UU y con la OTAN para mantener la seguridad mundial, y no sólo porque Washington siga siendo el principal aliado de Europa, sino porque esa colaboración es también la vía más adecuada para el multilateralismo en un momento en el que se acusa a la Administración de George W. Bush de practicar el unilateralismo. En ese sentido, recuerda que tras el fin de la guerra fría, EE UU se ha situado "en una posición dominante como potencia militar". "Pocos son los problemas, si es que hay alguno", agrega, "a los que podamos hacer frente solos" porque existen "amenazas comunes". "La relación transatlántica es insustituible" como "elemento clave del sistema internacional", concluye, para insistir: "Tenemos que construir un orden internacional basado en un multilateralismo efectivo".

La descripción de las amenazas es muy específica. En cuanto al terrorismo internacional, señala que, "conectado por redes electrónicas", es "una amenaza estratégica" que persigue "una violencia sin límite" y "un incontable número de víctimas". "La idea de obtener armas de destrucción masiva les resulta atractiva". Entre sus objetivos figura Europa, donde, además, residen importantes células de organizaciones como Al Qaeda (detectadas en Reino Unido, Italia, Alemania, Bélgica y España). Hoy, el riesgo más claro procede del "integrismo religioso violento". Con respecto a las armas de destrucción masiva, señala el documento, "estamos entrando en una nueva época peligrosa", sobre todo en Oriente Próximo. "La perspectiva más aterradora es que grupos terroristas adquieran armas de destrucción masiva" y puedan causar un daño superior incluso al que son capaces de provocar Estados y ejércitos. "Entonces, todo intento de disuasión fracasará". En este capítulo se incluyen referencias explícitas e implícitas a Corea del Norte, Irán y Oriente Próximo, los tres puntos del planeta donde la proliferación es más probable y que merecieron la especial atención de los líderes europeos durante la cena.

En cuanto a los "Estados en descomposición", se mencionan los casos de Afganistán, Somalia o Liberia, y se añade: "Una serie de países se han situado al margen de la sociedad internacional. Algunos han buscado el aislamiento. Otros vulneran persistentemente las normas internacionales. Es conveniente que estos países puedan unirse a la comunidad internacional. Aquellos que no deseen hacerlo deberán comprender que han de pagar un precio, incluso en sus relaciones con Europa".

Las alusiones a la pobreza (3.000 millones de personas viven con menos de dos euros diarios), el hambre (45 millones de muertes al año por hambre y desnutrición), a las enfermedades, el medio ambiente, las corrientes migratorias, la corrupción o el abuso de poder enmarcan también los orígenes de otros graves riesgos para el mundo en general y para Europa en particular. Para afianzar y mejorar el actual nivel de seguridad, Solana propone igualmente que Europa fomente el bienestar en su entorno (al Este y en el Mediterráneo) y el estrechamiento de relaciones con Rusia, Japón, China, Canadá e India. Anoche, los ministros de los 25 (los Quince más los diez candidatos a la ampliación de la UE) debatieron el informe y lo acogieron "muy favorablemente", según fuentes próximas a Solana, que definen el documento como "la toma de conciencia de la Unión sobre su papel en el mundo". Hoy lo debatirán los líderes. Está previsto que el informe definitivo se apruebe a fin de año.

"Una Europa segura para un mundo mejor"

Algunos de los puntos más destacados del documento presentado ayer por Javier Solana son los siguientes:

- Multilateralismo. El final de la guerra fría no ha terminado con las amenazas a la seguridad y los desafíos que afrontan los países europeos. La conclusión de la guerra fría ha colocado a EE UU en una posición dominante como potencia militar. No obstante, ningún país puede abordar en solitario los complejos problemas del mundo de hoy.

- Países en peligro. Varios países y regiones corren el riesgo de resultar atrapados en una espiral de conflicto, inseguridad y pobreza. La dependencia energética es causa de inquietud. Europa es el mayor importador de petróleo y de gas del mundo.

- Nuevas amenazas. Europa se enfrenta a tres amenazas clave: terrorismo, armas de destrucción masiva y Estados en descomposición. La perspectiva más aterradora es la de que grupos terroristas adquieran armas de destrucción masiva.

- Proliferación. Es la mayor amenaza a la paz y la seguridad entre las naciones. La expansión de la tecnología de los misiles añade un nuevo elemento de inestabilidad y pone a Europa en una situación de creciente riesgo.

- Oriente Próximo. La resolución del conflicto entre palestinos e israelíes es una prioridad estratégica para Europa.

- ONU. El marco fundamental para las relaciones internacionales es la Carta de la ONU. Consolidar las Naciones Unidas es una prioridad.

- Justicia y acción preventiva. Un mundo que se percibe como portador de una oferta de justicia y oportunidades para todos será más seguro. Comprometerse a tiempo puede evitar problemas graves en el futuro. Nuestro concepto tradicional de autodefensa, hasta el final de la guerra fría, se basaba en el peligro de invasión. Con las nuevas amenazas, la primera línea de defensa estará a menudo en el extranjero. Hay que estar preparados para actuar antes de que se produzca una crisis. -

- Objetivos. Debemos ser más activos y poder realizar varias operaciones a la vez. Más coherentes, porque juntos somos más fuertes. Y más capaces, con más recursos para la defensa.

Javier Solana conversa con el primer ministro griego, Costas Simitis, y su ministro de Exteriores, Papandreu. / AP

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana