Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:JOHAN GALTUNG | Sociólogo

"La búsqueda de la paz necesita políticos con mucha creatividad"

Johan Galtung (Oslo, 1930), sociólogo e investigador de la paz, ha construido en los últimos 40 años una teoría sobre la pacificación y la resolución de los conflictos violento que ha plasmado en un centenar de publicaciones. El centro de investigaciones por la paz Gernika Gogoratuz acaba de publicar en castellano su obra Paz por medios pacíficos, con la que el autor pretende crear una "ciencia por la paz", una base general para estudiar los conflictos entre países, grupos sociales y géneros. "La paz y la violencia tienen que ser vistas en su totalidad, a todos los niveles de la organización de la vida", afirma.

Considerado el fundador de los estudios por la paz, Galtung preside Trascend, una organización para la información y acción cívica en los ámbitos de la paz, el desarrollo y la cultura que opera a través de Internet, y es presidente de honor de la Fundación de Ciencias Sociales y Mundo Mediterráneo, con sede en Altea (Alicante), dedicada a la investigación de las culturas y sociedades mediterráneas.

"La paz y la violencia tienen que ser vistas en todos los niveles de la organización de la vida"

En su discurso rechaza frontalmente el uso de la palabra terrorismo. "Eso es propaganda y yo soy un político de la paz", afirma en castellano. El fomento de la capacidad de diálogo y la educación constituyen para Galtung el camino a la paz.

Respecto al País Vasco, defiende que el plan soberanista presentado por Juan José Ibarretxe es una vía adecuada para solucionar la situación, pero la falta de disposición de los actuales políticos por crear "imágenes de futuro" obstaculiza, en su opinión, cualquier avance.

"La búsqueda de la paz necesita políticos con mucha creatividad y los políticos vascos no la tienen", señala. "Veremos qué ocurre dentro de unos años. Cada generación desarrolla una cierta cultura política; la de hoy en día rechaza la imaginación, pero puede que surja una nueva que va a decir a los anteriores que se vayan".

Galtung alaba el trabajo desarrollada por Elkarri para "tender puentes" en la sociedad vasca. "Elkarri hace algo muy importante: crea enlaces para fomentar el diálogo que trascienden las divisiones entre los partidos políticos y les permiten entrar en contacto con todos, incluso con los que representan el poder de Madrid, los que rechazan su labor".

Galtung invita a tomar como ejemplo la actitud de los políticos nacionalistas catalanes, que conoce de primera mano por los lazos cercanos que mantiene con los responsables de la Generalitat. "Ellos sí tienen creatividad. Los catalanes hacen movimientos tan pequeños que casi no se notan. Es el truco catalán", destaca. Así, prosigue, Cataluña está consiguiendo desarrollar una política exterior propia, "una política de subestado". "Cataluña ha logrado tener relaciones diplomáticas con otros países creando un consulado, por ejemplo, pero sin llamarlo consulado". Según Galtung, los españoles son demasiado teatrales y no saben poner en marcha soluciones tan sencillas como un simple cambio de denominación. "Los catalanes son comerciantes, ellos no saben hacer teatro".

Galtung ha elaborado una lista de 25 puntos que recogen su proyecto de pacificación para el País Vasco, que comienza por el reconocimiento del derecho de autodeterminación y propone la creación de una "entidad" que abarcara el País Vasco francés y el español y tuviera una presencia creciente en las organizaciones internacionales.

Galtung subraya que, como indica el título de su libro, la paz sólo puede lograrse por medios pacíficos, y que realmente llega cuando se instala la reconciliación entre quienes estuvieron implicados en el conflicto. El sociólogo señala a Suráfrica a la hora de buscar un ejemplo. "Y sobre todo, sacar la verdad, toda la verdad, que va costar mucho. Aquí tiene que salir quién fue la x de los GAL. Yo pienso que fue todo un alfabeto", concluye.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 2 de mayo de 2003