Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Velocidad récord en una transmisión de datos entre Eslovenia y Madrid

En el experimento participó RedIris, la red pública española

El viernes 27 de septiembre salieron de Lubljana (Eslovenia) 675 megabytes de información con destino Madrid. A través de la Red Multi-Gigabit Paneuropea de Investigación, investigadores de la red pública española (RedIris) y expertos eslovenos y europeos trataban de batir el récord de velocidad de transmisión de datos. Lo consiguieron. En 11,73 segundos, la información estaba en Madrid.

La velocidad media de la transmisión fue de 843 bits por segundo. Un bit es la unidad mínima de información. Para los 675 megabytes a través de la mejor conexión ADSL se hubiera tardado, en el mejor de los casos, 2.700 segundos, 230 veces más.

RedIris, la red pública de interconexión de los equipos informáticos de universidades y centros de investigación, comenzó en junio a preparar la participación en la competición del récord de velocidad terrestre de Internet2 (www.internet2.edu/html/i2lsr.shtml), según explicó la responsable del área de red de RedIris, Esther Robles. A falta de la homologación oficial, éste es el primer récord sobre un solo canal en el protocolo IPv6. Aunque los datos no son estrictamente comparables, da idea de la importancia del récord que la máxima velocidad alcanzada hasta ahora fuera de 39,81 terabits-metro por segundo. Fue establecida en EE UU en agosto. La nueva velocidad (1.215 terabits-metro por segundo) es 30 veces mayor.

El protocolo IPv6 es lo que se conoce como Internet2. La red actual utiliza el protocolo IPv4. En Europa, IPv6 sólo está implantado de forma experimental en las redes universitarias. El actual, concebido en los años setenta, permite cerca de 4.300 millones de direcciones de Internet. IPv6 permite hasta 340 cuatrillones de direcciones. La Comisión Europea aseguró en febrero que el actual sistema podría saturarse en 2005 debido a la falta de direcciones. La implantación de IPv6 va despacio. Robles apostó por implantarlo cuanto antes para no esperar al último momento: "El experimento sirve para demostrar la estabilidad y las posibilidades de IPv6. No podemos hacer el cambio en el último momento".

Junto al equipo español participó la red eslovena de investigación y educación (ARNES); la empresa Juniper , y la organización europea DANTE, que gestiona la Red Multi-Gigabit Paneuropea de Investigación. Esta red es una conexión de gran velocidad que une las redes universitarias de Europa.

Robles señaló que durante la consecución del récord, la red no estaba dedicada en exclusiva al experimento, sino que a la vez "circulaba la información normal entre las universidades". Por eso, la velocidad media de transmisión fue de 483 megabits por segundo, cuando la red, en su tramo más lento, permite 622 megabits por segundo. Robles señaló también que la velocidad se puede aumentar si la línea es uniforme. Aquí la información pasó por tres líneas distintas con capacidades distintas: una de Eslovenia a Austria; otra hasta Italia a través de Suiza, y una tercera hasta Madrid.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Sábado, 5 de octubre de 2002