ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

viernes, 7 de junio de 2002

Un hombre mata con una sartén a su esposa en Alcalá y se entrega

La víctima había denunciado dos veces al agresor por maltrato

Carlos Serrano Martín, un jubilado de 62 años, mató ayer de un sartenazo en la cabeza a su esposa, Victoria Vázquez Yagüe, de 57 años, en la localidad madrileña de Alcalá de Henares. Tras cometer el parricidio, se entregó en el cuartel de la Guardia Civil, que dista unos 200 metros de su domicilio. La víctima, que intentó defenderse en el transcurso de una discusión, había denunciado en 1993 dos veces que su marido la maltrataba.

Carlos Serrano acudió al cuartel de la Guardia Civil sobre las 15.30 y, nada más entrar, dijo a los agentes que estaban de servicio que acababa de asesinar a su esposa. Los guardias avisaron a la comisaría del Cuerpo Nacional de Policía de la localidad y se dirigieron al domicilio del matrimonio, en el número 1 de la calle de Braulio Vivas, de Alcalá de Henares. Cuando entraron los investigadores, se encontraron a la mujer tirada en el suelo de la cocina boca abajo y con un fuerte golpe en la cabeza que le produjo la muerte.

Los facultativos de una UVI móvil del Servicio de Emergencias y Rescate de la Comunidad de Madrid (Sercam) certificaron el fallecimiento de la mujer. Ésta también presentaba un corte profundo en el cuello, pero no fue, según fuentes de la investigación, la causa de la muerte. Además, durante la discusión, ella intentó defenderse de su agresor, ya que tenía heridas por arma blanca en las manos. 'Durante la comida no hemos oído nada extraño, pero sí es cierto que había discusiones frecuentes en esa casa. El matrimonio no se llevaba muy bien', explicó un vecino del matrimonio.

Los agentes llevaron al homicida confeso a un centro de salud, porque también tenía heridas en las manos. Después se negó a declarar en comisaría y solicitó hacerlo ante el juez que instruya el caso. Mientras tanto, el cadáver de su esposa fue trasladado al tanatorio de la localidad, donde hoy se le practicará la autopsia.

Una portavoz de la Jefatura Superior de Policía de Madrid explicó ayer que la víctima ya había denunciado en dos ocasiones a su esposo en 1993. Por aquellas fechas, Carlos Serrano sufrió una trombosis que le dejó secuelas mentales. Cada vez que no se tomaba la medicación, se ponía muy violento y maltrataba a la esposa. 'Hubo una temporada que él estuvo fuera de casa porque la relación entre ambos era imposible. Luego, él regresó y parecía que todo iba muy bien. Nadie se esperaba lo que ha pasado hoy [por ayer]', explicó un amigo del matrimonio.

Las secuelas mentales de Carlos Serrano le permitieron jubilarse anticipadamente. Su esposa trabajaba por las noches en una clínica privada de Madrid. El matrimonio tenía dos hijos, uno de ellos ya casado y emancipado.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana