Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Indra logra grandes contratos de la Generalitat tras comprar una empresa del hijo de Pujol

La compañía asegura que ha crecido en Cataluña gracias a la compra de Europraxis

La empresa Indra obtuvo el año pasado contratos millonarios del Gobierno catalán tras adquirir la consultora Europraxis, participada hasta el pasado 31 de diciembre por Josep Pujol, hijo del presidente de la Generalitat de Cataluña, Jordi Pujol. Indra logró en julio de 2001 uno de los mayores contratos de servicios del Gobierno catalán en esta legislatura por 13,8 millones de euros (2.300 millones de pesetas) para modernizar su gestión tributaria. También consiguió otro contrato en diciembre del año pasado por 3,43 millones de euros (571 millones de pesetas) para mejorar la regulación del tráfico.

Indra aspiraba a reforzar su presencia en Cataluña, ya que esta comunidad sólo aportaba el 6% de su cifra total de ingresos, mientras supone el 20% del PIB español. Su entrada en el mercado catalán era difícil. Sufría reveses en las licitaciones. Pese a haber abierto una sucursal en Barcelona, en 1998, crecía poco. Decidió el año pasado comprar Europraxis, para penetrar a través suyo en el mercado catalán.

Desde entonces, ha triplicado su facturación en este mercado hasta los 60 millones de euros (10.000 millones de pesetas). 'La compra de Europraxis es la causante del alza de la cifra de negocios, más que los últimos contratos', afirma Indra a EL PAIS. La compañía insistió en que 'no hay ninguna relación entre la compra de Europraxis y el éxito en las últimas licitaciones'.

Indra cerró la compra de Europraxis el pasado 5 de abril. Pagó 44,476 millones de euros (7.420 millones de pesetas) por el 100% de Europraxis. La operación se hizo en dos fases: en la primera adquirió el 25% de la empresa catalana y en la segunda, se hizo con el 75% restante, el 31 de diciembre de 2001. Pujol y sus cinco socios se comprometieron a continuar en el grupo como ejecutivos durante cuatro años -a cambio de nueve millones de euros, 1.500 millones de pesetas, según cumplimiento de objetivos-, porque los principales activos de Europraxis eran 'el cerebro y los mercados', explica la compradora. Eso es, los ejecutivos y sus clientes potenciales.

A principios de 2001, el Departamento de Economía convocó un concurso público para modernizar la Dirección General de Tributos, al que se presentaron otras consultoras: Accenture (antigua Andersen Consulting), Informática Corte Inglés, Gedas, DMR, Cap Gemini, Altran, además de la propia Indra, asociada con GTT.

Las plicas se abrieron en mayo e Indra se adjudicó el concurso el 31 de julio del 2001, meses después de adquirir Europraxis. La ejecución del contrato se prolonga en cuatro años, de 2001 a 2004, y contempla una reforma profunda de la gestión, 'inspección y recaudación de los impuestos transferidos por el Estado a la Generalitat de Cataluña', afirma la consultora. Sus tareas 'están orientadas a simplificar y facilitar la tramitación y pago de impuesto por parte de los contribuyentes', añade. La empresa suministra servicios informáticos a la Agencia Estatal Tributaria desde hace más de 15 años.

El presupuesto inicial de licitación era de 2.300 millones de pesetas (13.823.278 euros), aunque el contrato se adjudicó por una cantidad algo inferior, 2.268 millones de pesetas (13.635.505 euros). Esta cifra total se reparte en los cuatro años. Indra ganó el concurso sin que hubiera reclamaciones.

Contrato con el Puerto

Indra, que cotiza en Bolsa y está presidida por Javier Monzón, también ganó el 4 de abril de 2001 otro contrato de la Autoridad Metropolitana del Transporte, dependiente del Gobierno catalán, por 4,78 millones de euros (795 millones de pesetas). Indra ganó este contrato en las mismas fechas en que estaba materializando la compra de Europraxis.

Indra, cuyos principales accionistas son Caja Madrid, Banco Zaragozano, y Grupo Thales, también ha obtenido otros contratos en instituciones públicas ligadas a la Generalitat, como el Puerto de Barcelona. La compañía ganó en 2001 el concurso para formación de la sociedad Estibarna, participada por el puerto de Barcelona y las empresas estibadoras. Indra puntualiza que tiene contratos con otras sociedades portuarias españolas.

Europraxis fue creada en 1994 y desde ese momento experimentó un rápido crecimiento hasta alcanzar una facturación de 23,4 millones de euros (3.900 millones de pesetas) en 2000, según los datos aportados por Indra. Europraxis elevó el año pasado elevó su facturación a más de 30 millones de euros (5.000 millones de pesetas). Una vez integrada en Indra, ésta fusionó Europraxis con su filial Atlante. La compañía resultante prevé cerrar este año con unos ingresos de 42 millones de euros (7.000 millones de pesetas).

Europraxis ha tenido como clientes en Latinoamerica a algunas de las más importantes empresas privatizadas, como Telefónica, Repsol y Endesa.

Antes de ser aquirida por Indra, Europraxis había conseguido contratos con entidades y empresas catalanas, tanto privadas como relacionadas con el sector público. Es el caso de la Fira de Barcelona -en cuyo consorcio figuran la Generalitat, el Ayuntamiento y la Cámara-donde su filial Netpraxis, logró en 2001 un contrato de gestión del proyecto Fira on Line, para mejorar el sistema de acreditaciones de clientes y expositores. Este contrato, otorgado por el consejo de administración de la Fira, ascendió a 600.000 euros (100 millones de pesetas).

Europraxis también ha trabajado para La Seda de Barcelona, una empresa tutelada por la Generalitat en su fase de saneamiento, tras una fuerte crisis. Entre 1994 y 1995, la consultora asesoró la creación del holding La Seda y la segregación de la filial Catalana de Polímeros. Esta recomposición incluyó la compra de Hispano Química, SA, donde Jordi Pujol Ferrusola, hermano de Josep, es consejero de administración. Poco antes, el Institut Català de Finanzas, organismo financiero de la Generalitat, le otorgó un aval de 12 millones de euros (2.000 millones de pesetas).

La oposición pide investigar el 'caso Lear'

Los socialistas quieren que el Parlamento autonómico investigue la relación de dos hijos del presidente de la Generalitat, Jordi Pujol, en la crisis de la factoría de Lear Corporation en Cervera (Lleida): Josep, que trabaja en Europraxis, la consultora de Lear, y Oriol, secretario general de Industria.

La propuesta del PSC será apoyada por Iniciativa per Catalunya y Esquerra Republicana, cuyo diputado Josep Huguet está siendo el látigo parlamentario del Ejecutivo catalán en este asunto. ERC exigirá además la 'reprobación' del titular de Industria, Antoni Subirá, primo político de Jordi Pujol.

Precisamente ayer un inquieto presidente de la Generalitat reunió a la cúpula de la federación nacionalista para tratar, entre otros, este asunto. 'No ha habido ningún tipo de connivencia entre Lear y el Gobierno de la Generalitat', dijo Josep Antoni Duran Lleida, secretario general de la federación. 'Hemos hablado de aquello que ocupa y preocupa al Gobierno de la Generalitat', subrayó Duran, quien añadió que Josep Pujol 'es un trabajador más de una empresa que ha asesorado a Lear'. Fuentes de CiU explicaron que el presidente de la Generalitat está inquieto por estas informaciones que relacionan a sus hijos con la crisis de Lear. Por eso ayer a Jordi Pujol se le veía preocupado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 2 de marzo de 2002

Más información